El mundo del fútbol argentino tiene estas cosas. O tal vez estamos iluminados por la sensación de esperanza que se vive en buena parte del país, y entonces será que uno pretende sentir cosas buenas en los lugares más increíbles.

Hace mucho no se veía una recepción de agradecimiento a quienes habían quedado en el segundo lugar. Se vivió el domingo con River.

Aquellos tiempos pasados cuando las hinchadas rivales aplaudían los triunfos del equipo de la vereda opuesta (recordemos siempre el agasajo fervoroso de los hinchas, dirigentes y equipo de Independiente al Racing campeón intercontinental en 1967) parecieron retornar en parte cuando nos enteramos que miles de hincha de River resolvieron esperar a los jugadores del 1-2 ante Flamengo para agradecer la buena campaña brindada.

Excelente señal. Para un país futbolero y periodístico que fue educado en la mala costumbre del exitismo y el culto al primer puesto, no solo es una maravilla está recepción. Le sumaremos el rato de cordura de un equipo millonario que mantuvo -en líneas generales -la mediana serenidad frente al resultado adverso mientras el equipo campeón subía al escenario para recibir el trofeo mayor.

Si fue Gallardo el responsable de este toque de resignación que pone al fútbol en su correcto lugar (simplemente un juego, un deporte, una forma de ganarse la vida) no lo sabemos. Pero hace rato, por no decir décadas, que en la Argentina buscamos eso.

La de este fin de semana fue una breve señal. Muy breve. En el medio de una continúa vorágine de fanatismo e intolerancia que se sembró y se siembra en cada rincón futbolero y que ojalá se apague un día y para siempre.

Sea quien sea este el impulsor en River de este principio de "vida normal" que acepta la derrota...de lo que estamos seguros es de que no se lo debemos al periodismo argentino. Aquí en la prensa las cosas funcionan con el viejo culto bilardista y del mundo del consumo. Nunca olvidaremos que la exaltación del pisoteo al rival, la colocación de diarreicos en el bidón, el desprecio a la medalla de plata o la justificación para que los jugadores se sacasen del pecho la medalla del segundo puesto, llevaron a ciertos periodistas y relatores a creer que por ello habían adquirido los méritos para llevarse un Martín Fierro. Todavía sufrimos las consecuencias y ahí andan en ciertas radios y ciertos canales los desaforados cronistas que destrozan jugadores y rivales a punta de insultos y chistes de mala muerte. O los imitadores de Marcelo Araujo, ícono de aquellas barbaridades.

Si vamos a ser mejores de aquí en adelante dependerá de nuestras conciencias.

Por ahora agradezcamos éstas gotas de ilusiones que nos deja River. Dignamente.

SECCIONES

Actualidad

Rubinstein: "Es necesaria una comunicación más proactiva de la prevención"

Por: Redacción

El ex ministro de Salud, Adolfo Rubinstein, sostuvo ayer en un extenso hilo de Twitter su mirada crítica sobre el accionar del Gobierno frente a la pandemia: "Si algo aprendimos...

Actualidad

Brandoni: "La sociedad se ha comportado de manera magnífica ante la pandemia"

Por: Redacción

Hoy en la emisión de La Cornisa TV por La Nación Más, Luis Majul entrevistó a Luis Brandoni. El popular y destacado actor en un mano a mano con el...

Libros y Lecturas

Lugones una vez más

Por: Juan Terranova

Lunes. David Lynch es de capricornio a 30 grados. Lo acabo de googlear. Era evidente. See the job. Do the job. Stay out of misery.

Actualidad

¿Qué aprobación tienen los principales referentes políticos en el contexto de pandemia?

Por: Redacción

Hace más de cuatro meses que la pandemia ha determinado en el país un escenario de crisis y emergencia. En ese contexto algunos temas han quedado superados por otros, y...

Mundo Cine

La santísima trinidad del cine político en el siglo XXI (Parte 1)

Por: Javier Porta Fouz

Hay gente que afirma que el cine de estos últimos años tiende a eludir enfrentarse a su tiempo, a sus problemas, a sus encrucijadas políticas y de otros órdenes, que...

Hiper Show

"The last dance": para los fanáticos del básket y de Michael Jordan

Por: Redacción

El último baile o The last dance es una serie documental que se puede ver en la plataforma Netflix y que se enfoca en uno de los deportes más populares...

Crónicas + Desinformadas

He visto un lindo pajarito

Por: Cicco

Adopté, en plena pandemia, un hobbie nuevo: dar de comer a los pájaros. Parece una tontera pero, de algún modo, me tiene absorbido en su inmensa capacidad de crear tramas...

Opina Deporte

La protesta y el deporte

Por: Pablo Llonto

Vengan de donde vengan los gestos por la democratización del deporte son bienvenidos. Es que si hay dos ámbitos donde la democracia y el respeto por los Derechos Humanos encuentran...