Mundo Cine

En promedio, la crítica estadounidense ha valorado a la película animada Wifi Ralph bastante más que a La mula de Clint Eastwood, una película con ánima, con alma. Al menos por ahora es así, puede verse en Metacritic, y no hay indicios de que vaya a cambiar: la tendencia es clara y las principales críticas ya han sido publicadas, subidas, compartidas, etc. Sobre La mula escribí acá: link. Y ahora quiero escribir sobre Wifi Ralph.

Como pasa todos los diciembres (incluso en noviembre) aparecen los pedidos de listas acerca de las mejores películas del año. La idea rectora es el “balance”, la de elegir lo mejor y a veces lo peor ofrecido en la temporada (que no siempre se corresponde con el año calendario, aunque en la mayoría de los casos sí). Y desde ahí armar -o no- los resultados de algún colectivo en particular.

Este año, por primera vez, estuve en África. Ese debut consistió apenas en una tarde y una noche en Adís Abeba, o Adís Ababa, la capital de Etiopía, en la escala del vuelo de regreso desde el Festival de Jerusalén. Fue uno de esos días en los que todo parece ser novedad, intrigante y excitante, incluso para alguien que ha tenido la suerte de viajar mucho. Pero lo de Etiopía es otra historia, que no ha de contarse aquí. Este año, en este último mes, pude volver a África, y por más días, debido a una invitación del Festival de Cine de Marrakech, cuyo director artístico es desde este año el ex director del Forum de Berlín, Christoph Terhetche.

Estuve como jurado de la sección oficial del Festival de cine de Gijón, en su edición número 56. Y con un número como ese al lado se hace presente la tentación de pensar en el cine de más de medio siglo atrás. El cine en los sesenta, el cine en los setenta, etcétera, su llegada al público, la variedad que ostentaba. Incluso el cine a principios de este mismo siglo tenía otro estatuto, otros aires de esperanza. Son momentos extraños para ver películas: el cine, los festivales, los directores, el público, la crítica… todo parece estar pasando por algún temblor. Se ha hablado muchas veces de crisis diversas pero tal vez estos momentos sean algunos de los de mayor incertidumbre, incluso mayor a la de fines de los ochenta y principios de los noventa del siglo pasado, cuando el VHS parecía destinado a dominar el mundo. Estos tiempos siguen indicando que el arte que definió con mayor fuerza al siglo XX no tiene la misma preponderancia en el siglo XXI. Pero mejor hablemos de películas en lugar de estar girando en abismos vaporosos, que las películas vistas en Gijón fueron a sala llena (esa hermosa excepción de los festivales), y los días con mis compañeros de jurado fueron para atesorar.

Desde hace algunos años la gente de BBC Culture me ha invitado a participar en sus encuestas sobre cine: las mejores películas estadounidenses, las mejores películas del siglo XXI y las mejores comedias. Este año la encuesta fue sobre las mejores películas no habladas en inglés. Para esta ocasión, la gente de la BBC contactó a muchas más mujeres críticas que antes, y en el texto que publicaron acompañando los resultados enfatizaron que estaban un poco decepcionados de que sólo cuatro películas dirigidas o co-dirigidas por mujeres estuvieran en la lista. Un énfasis un poco raro, hasta sobreactuado quizás, porque -aún considerando que pueda haber muchas películas dirigidas por mujeres un tanto ocultas a recuperar de diferentes décadas y diversos países- la apreciación de la historia del cine no cambia tan velozmente. Pero, más allá de estas cuestiones, quería hablar de algunos criterios a la hora de pensar un listado como este.

Vi Transit de Christian Petzold en Berlín. Estaba en competencia oficial. Finalmente no ganó nada. Es que, en este mundo de demasiados pareceres que se dejan soplar según los vientos de moda, había otras más “premiables” en términos más oportunistas. O quizás no le gustó al jurado Transit y ya, vaya uno a saber. Pero no es de eso que quería escribir sino de otra cosa, porque Transit se estrenó ayer comercialmente en Argentina.

En la columna anterior hablaba -otra vez- de ver películas en los aviones. Y hoy seguimos volando. Para algunos, la comedia es el santo grial, el género que buscamos denodadamente, con ansias de encontrar aquella que redima todo intento vano. Y le damos muchas oportunidades porque es el género más difícil de hacer, ¿o no? Y el que más nos recompensa cuando conecta con nosotros. Y es un género muy honesto, que en pocos minutos nos revela si va a funcionar o no o, mejor dicho, si nos va a funcionar o no. El humor y su llegada soplan donde quieren, o donde pueden. Borat, por ejemplo, no puede conmigo, o yo no puedo con Borat y otras películas con Sacha Baron Cohen como protagonista. Pero puedo con y quiero ver a Will Ferrell. Pero para llegar a Ferrell pasemos, porque hubo que pasar, por otras comedias.

Hubo un tiempo en el que miraba películas de las que ofrecían los aviones, incluso cuando el menú era fijo para todos o casi todos. Luego dejé de verlas, y hasta incluso de interesarme en qué era lo que ofrecían. Con el tiempo, la mayoría de los aviones para vuelos largos pasaron a tener pantalla individual para todos los pasajeros. Y empecé a revisar qué ofrecían en el menú, y cómo lo ofrecían. Uno de los motivos de este interés en las nuevas ofertas era comparar el catálogo con el que ofrecemos en https://www.qubit.tv/ No solamente qué tenían disponible, sino cómo lo organizaban y mostraban. Es decir, la selección y su ordenamiento y jerarquización.

Después de diecisiete años y medio, volví a ver La familia de mi novia (Meet the Parents). Y hace siete años y medio había escrito acá mismo sobre la segunda secuela; es decir, la tercera película con los mismos personajes basales. Aquí el texto, petulante y agresivo desde el título ( link aquí ). La tercera parte, efectivamente, era uno de esos desastres probablemente fruto de esa combinación desesperante -y jamás desesperada- de holgazanería y cinismo. No me arrepiento de ese desamor -odio- por Little Fockers, pero -ahora sí- de una parte de ese texto, en la que afirmaba que “si bien las dos películas anteriores de esta serie, La familia de mi novia (Meet the Parents, 2000) y Los Fockers: la familia de mi esposo (Meet the Fockers, 2004) nunca estuvieron entre lo mejor del cine de o con Ben Stiller (Zoolander, Tropic Thunder y Mi novia Polly, por ejemplo, son mucho mejores), eran comedias más o menos armadas, profesionalmente realizadas, con cierta dignidad industrial”.

¿Cuál es el público de una película? En algunas ocasiones, puede incluso ser un conjunto vacío, algo verdaderamente inexistente. Un estreno de la semana pasada que ocupó 53 salas fue visto por 4.345 espectadores. Siete días, 53 salas, 4.345 espectadores. Si consideramos un promedio de sólo 3 funciones por día por sala la película convocó aproximadamente a 4 personas por función. Eso sí que es fracasar. Sobre la película pueden leer aquí, en mi crítica para La Nación

SECCIONES

Actualidad

Rubinstein: "Es necesaria una comunicación más proactiva de la prevención"

Por: Redacción

El ex ministro de Salud, Adolfo Rubinstein, sostuvo ayer en un extenso hilo de Twitter su mirada crítica sobre el accionar del Gobierno frente a la pandemia: "Si algo aprendimos...

Actualidad

Brandoni: "La sociedad se ha comportado de manera magnífica ante la pandemia"

Por: Redacción

Hoy en la emisión de La Cornisa TV por La Nación Más, Luis Majul entrevistó a Luis Brandoni. El popular y destacado actor en un mano a mano con el...

Libros y Lecturas

Lugones una vez más

Por: Juan Terranova

Lunes. David Lynch es de capricornio a 30 grados. Lo acabo de googlear. Era evidente. See the job. Do the job. Stay out of misery.

Actualidad

¿Qué aprobación tienen los principales referentes políticos en el contexto de pandemia?

Por: Redacción

Hace más de cuatro meses que la pandemia ha determinado en el país un escenario de crisis y emergencia. En ese contexto algunos temas han quedado superados por otros, y...

Mundo Cine

La santísima trinidad del cine político en el siglo XXI (Parte 1)

Por: Javier Porta Fouz

Hay gente que afirma que el cine de estos últimos años tiende a eludir enfrentarse a su tiempo, a sus problemas, a sus encrucijadas políticas y de otros órdenes, que...

Hiper Show

"The last dance": para los fanáticos del básket y de Michael Jordan

Por: Redacción

El último baile o The last dance es una serie documental que se puede ver en la plataforma Netflix y que se enfoca en uno de los deportes más populares...

Crónicas + Desinformadas

He visto un lindo pajarito

Por: Cicco

Adopté, en plena pandemia, un hobbie nuevo: dar de comer a los pájaros. Parece una tontera pero, de algún modo, me tiene absorbido en su inmensa capacidad de crear tramas...

Opina Deporte

La protesta y el deporte

Por: Pablo Llonto

Vengan de donde vengan los gestos por la democratización del deporte son bienvenidos. Es que si hay dos ámbitos donde la democracia y el respeto por los Derechos Humanos encuentran...