El presidente le dijo ayer al Financial Times que no cree “en los planes económicos.” Hubiera sido bueno preguntarle: “¿Y en que cree?”. Al periodista del diario británico le respondió que cree en “metas que podamos establecer nosotros mismos para que la economía pueda funcionar para alcanzarlas”. ¿Pero qué significa eso exactamente? Ya bastante difícil es saber que piensa Alberto Fernández sobre cuestiones tan serias como Venezuela, el Memorándum de Entendimiento con Irán, el funcionamiento de la justicia y las políticas tributarias.

Si su propuesta solo consiste en decir que se propone alcanzar las metas a las que llegó Néstor Kirchner durante su primera presidencia alguien le debería decir que hoy el contexto lo hace imposible. Que ya no hay viento de cola ni el precio de la tonelada de la soja a valores records ni superávit fiscal ni comercial ni tipo de cambio estable ni nada bueno que se le parezca. El actual Presidente fue uno de los primeros seguidores de Domingo Felipe Cavallo. Hasta hace poco, intentó convencer a Roberto Lavagna para que se convierta en su superministro de Economía. En un momento pareció que su hombre iba a ser Martín Redrado, pero ese nombre fue vetado por Cristina Fernández, igual que el de muchos otros que iban a integrar el primer gabinete de Alberto Fernández.

Al final nominó a Martín Guzmán y, apuntalado por sus propios votos, intentó legitimarlo y darle un espaldarazo definitivo. Y ya que estamos preguntando ¿qué piensa Martín Guzmán sobre cuestiones de la economía real? Cuando todavía no terminó de cerrar el acuerdo con los acreedores privados, muchos le achacan ser un académico, todavía enamorado sobre su propia tesis apropósito de lo que habría que hacer con la deuda. No es bueno vanagloriarse de no tener un plan económico. Y menos en un país como la Argentina, cuya economía transita la recesión con inflación más larga y profunda del mundo, con excepción de la de Venezuela. La palabra de un jefe de Estado tiene casi fuerza de ley, pero si se la usa tan mal, de manera poco responsable, va a terminar afectando la vida de todos los argentinos.

Columna de Luis Majul en CNN  Radio

COLUMNISTAS

Hiper Show

"The last dance": para los fanáticos del básket y de Michael Jordan

Por: Redacción

El último baile o The last dance es una serie documental que se puede ver en la plataforma Netflix y que se enfoca en uno de los deportes más populares...

Crónicas + Desinformadas

He visto un lindo pajarito

Por: Cicco

Adopté, en plena pandemia, un hobbie nuevo: dar de comer a los pájaros. Parece una tontera pero, de algún modo, me tiene absorbido en su inmensa capacidad de crear tramas...

Opina Deporte

La protesta y el deporte

Por: Pablo Llonto

Vengan de donde vengan los gestos por la democratización del deporte son bienvenidos. Es que si hay dos ámbitos donde la democracia y el respeto por los Derechos Humanos encuentran...

Actualidad

Rubinstein: "Hay que reforzar la comunicación en las maneras para prevenir el Covid19…

Por: Redacción

Ayer otra vez en la Argentina se marcó un nuevo récord de fallecimientos por coronavirus. El país atraviesa el peor momento de la pandemia y se espera que durante el...

La Política

Un límite para Cristina, para Máximo y para Alberto Fernández también

Por: Luis Majul

Juntos por el Cambio discute ahora los límites que le quiere poner a la prepotencia del gobierno. Es decir: los límites a la vicepresidenta Cristina Fernández, a Máximo Kirchner y...

Actualidad

Quirós: "La curva de contagios en la ciudad está horizontalizada"

Por: Redacción

¿La pandemia del coronavirus está cerca del pico en Argentina? Es la pregunta que se hace la comunidad ante los datos sobre contagios y fallecidos diarios. En especial es el...

Libros y Lecturas

Poesía medieval italiana

Por: Juan Terranova

Lunes. Mis hijos tomando el sol del invierno en el balcón hablan sobre el coronavirus. Mi hijo de seis años dice: “Al final parece que no pasó nada, pero sí...

Crónicas + Desinformadas

El oro siempre vuelve

Por: Cicco

Una vez, años atrás, de visita en Turquía, fuimos con un amigo local al casamiento de otro turco. Fue todo lo contrario a las bodas occidentales: de día, nadie bailó...