La Política

(Columna publicada en Diario El Cronista Comercial) Si Cristina Fernández no es tonta, no será candidata ni a diputada nacional ni a senadora nacional en las próximas elecciones de medio término. Porque corre un triple riesgo. Uno: el de perder en las PASO de agosto contra Florencio Randazzo. Dos: el de caer derrotada frente al postulante de Cambiemos, sea éste Esteban Bullrich o cualquier otro, con el determinante apoyo de la gobernadora María Eugenia Vidal. Y tres: el riesgo de poner el cuerpo en una campaña para defenderse de las imputaciones de corrupta y el procesamiento como miembro y jefe de una asociación ilícita armada para delinquir.

(Columna publicada en Diario La Nación) Macri empezó la semana con el pie izquierdo. Lo que había imaginado como su primera gran victoria en la batalla para mejorar la calidad del sistema judicial argentino, terminó con un empate sobre la hora. El camarista Eduardo Freiler, un juez al que el oficialismo siempre consideró corrupto y cooptado por lo peor del kirchnerismo, impresentable por su enriquecimiento personal, su conducta profesional y por el contenido de sus fallos, no podrá ser suspendido de inmediato. Y tampoco se le iniciará juicio político. Al menos por ahora.

(Columna publicada en Diario El Cronista Comercial) El jueves pasado, en el medio del monólogo disfrazado de reportaje que concedió a la señal de noticias que maneja, Cristina Fernández argumentó que para analizar al Presidente no se necesita un político sino un psicoanalista. Como se sabe, Mauricio Macri se psicoanaliza desde hace tiempo y, en todo caso, que lo siga haciendo ahora, habla, por lo menos, de cierto contacto con el mundo real.

(Columna publicada en Diario La Nación) Hay una falsa grieta en la prensa argentina. Consiste en dar por sentado que a una denuncia contra Cristina Fernández tiene que corresponderle una igual, del mismo "tamaño" e impacto, contra el gobierno de Mauricio Macri.

(Columna publicada en Diario El Cronista Comercial) La Unidad de Información Financiera (UIF) hizo llegar el viernes al fiscal Eduardo Taiano una evidencia muy relevante y que podría terminar con el procesamiento y la renuncia al cargo de la Procuradora General y jefa de los fiscales, Alejandra Gils Carbó.

(Columna publicada en Diario La Nación) El escándalo de Sueños Compartidos, la ruta del dinero K, Los Sauces, Hotesur, los bolsos de José López y hasta las casitas de Perugorría que entregaron sin puertas, ni ventanas, ni agua, ni electricidad tienen la misma lógica: muchos ministros, gobernadores, secretarios y otros funcionarios del Frente para la Victoria robaron, dejaron las promesas de campaña a medio terminar y, como si eso fuera poco, ahora dictan cátedra de política económica, derechos humanos, ética y moral. No son kirchneristas ni peronistas ni progresistas, sino negacionistas.

(Columna publicada en Diario El Cronista Comercial) El anuncio oportunista de la paternidad no deseada de Daniel Scioli puso sobre el tapete una vez más la inutilidad del esfuerzo de algunos analistas clásicos que todavía pretenden diferenciar la vida pública y privada de los presidentes, o los candidatos a serlo. Scioli pudo volver de muchas situaciones incómodas, pero le resultará sumamente difícil recuperar lo poco que le quedaba de credibilidad después del escándalo de esta semana.

(Columna publicada en Diario La Nación) Tiene razón Jaime Durán Barba: en el escenario de la política argentina, lo simbólico tiene más peso que cualquier declaración pública, y "el círculo rojo" es una máquina de repetir frases hechas sin evidencia científica. La última tontería de los formadores de opinión tradicionales fue suponer que a Daniel Scioli su "crisis de pareja" le puede aportar votos. Y que constituye una operación de marketing perfecta para pelear una candidatura a senador nacional.

(Columna publicada en Diario El Cronista Comercial) Después de escuchar, ver y leer la última aparición de Cristina Fernández antes de su gira europea, hay que apurarse para definir de qué tipo de personalidad estamos hablando. La ex presidenta no está loca, ni delira. Más allá de los rumores, jamás ningún profesional de la medicina la ha diagnosticado como ‘bipolar’, o como una mujer que estuviera fuera del tiempo y del espacio.

(Columna publicada en Diario La Nación) Mauricio Macri tardó casi un año y medio en entenderlo, pero lo comprendió. Será la política y no la economía lo que le permitirá, eventualmente, ganar las elecciones de medio término del 22 de octubre. Dentro de su mesa chica ya descuentan que el PBI no crecerá, este año, ni el 3 y medio ni el 3 por ciento. Es más: algunos miembros de su ecléctico equipo firmarían sin dudarlo si supieran que, de enero a diciembre de 2017, la economía del país registrara una suba superior al 2 por ciento.