Que la inteligencia es cada vez menos humana y más artificial, ya es un dato puramente objetivo. Y por otro lado, la idiotez es cada vez menos artificial y cada vez más humana, es otro dato de la realidad.

Sin embargo, lo que aún no sabemos es hasta dónde el hombre será conductor o no de su propio destino. O terminará declinando el puesto por un sinfín de máquinas que piensan mejor, piensan con lucidez irrepetible e incluso, a veces, piensan más humanamente que nosotros.

No hay películas de ciencia ficción que pueda prever el mundo por venir. Será más como Terminator, en un mundo gobernado robots con una resistencia humana violenta? Será más como Matrix, donde la humanidad será esclava sin saberlo de un golpe de Estado de las súper computadoras? 

Todo es conjetura. Al día de hoy, estamos, en verdad, al inicio de la película de nuestro futuro. Donde se suceden, a diario noticias de aportes millonarios a diseñadores de super máquinas que liderarán los avances de la Inteligencia Artificial que hará de nuestro un mundo un paraíso o un infierno aún peor que este.

Si fuera este una película aún falta el episodio donde todo sale mal, un experimento hace chispas, una prueba se desbarranca, y la super inteligencia artificial que debería estar a nuestro servicio, de la noche a la mañana, zas, se vuelve vengativa y cruel sobre su propio creador. 

Eran mejores los tiempos, donde la ciencia ficción y el futuro había que encontrarlos en el cine. Y no estos tiempos, en que el futuro está en los diarios, en los noticieros y en la cola del chino. Que el director de esta película nos ayude y salve el guión antes que, la humanidad, acabe en cine pochoclero de tragedia y acabose.