Crónicas + Desinformadas

“Lo que ustedes tienen en Argentina, no es dinero”, me dijo un amigo que vive en Uruguay, “son papelitos”. Y tiene razón: podrán parecerle pesos, porque los papelitos siguen teniendo los mismos sellos, los mismos dibujos, las mismas cifras, pero ya no lo son. Hace tiempo que no lo son.

De todos los interrogantes que dejó el paso del Potro Rodrigo por este mundo, ahora avivados por el estreno de su película, sin dudas el de su final sigue siendo el más impenetrable.

Puede hacer la prueba usted mismo: deténgase un momento a ver el noticiero de Telefé y lo verá. Allí está Nicolás Repetto, uno de los conductores que más Martín Fierro ganó en la historia, un tipo que supo mezclar el humor y el periodismo como pocos, un hombre que podía conquistar a Doña Rosa al hijo de Doña Rosa y al marido de Doña Rosa y sentirlo parte de su familia. Tiempo atrás, a Nico se lo veía en tevé pura sonrisa, sintiéndose como en el patio de su casa. Una semana atrás, en plena cobertura de los juegos Olímpicos juveniles en Buenos Aires, dí con el noticiero de Telefé, y observé con detenimiento a Nico, las facciones antes hacia arriba de Nico y ahora el rictus apesadumbrado y tironeado hacia abajo, como si alguien recibiera mil malas noticias a la vez, mientras conversaba con una cronista que le decía la algarabía que reinaba en el Obelisco. Y me dije, y sigo diciéndolo: Nico está triste.

Se llama el General y el hombre inventó el reggaetón, el ritmo más contagioso, febril y meneante del planeta. Concibió un puñado de hits en los ’90 que lo inmortalizaron y asociaron su nombre y sus letras a esa parte del cuerpo femenino que va de la cintura hacia abajo. “Te ves bien buena”, “Tu pum pum” y “Muévelo”, fueron su trinidad de caderas. Y ahora, en plena hora de reivindicación feminista, el General renunció a su cargo y a su podio –se hizo millonario y le llovieron seis Billboards y 32 discos de oro- para abrazar a Dios y que Dios lo abrace a él. “El reggaetón es música de Satanás”, dijo, ahora convertido en Testigo de Jehova para alarma de sus fans y sus fansas que lo entronaron rey del boliche, la noche y la mar en coche.

No hay frase tan típicamente argentina como “poner huevo”. Se lo pide, no importa en qué rubro. Se lo reclama a los cuatro vientos. No interesa tanto la calidad del destinatario en cuestión, no interesa si es el presidente, el tenista local en pleno duelo de Copa Davis, o el número nueve de la selección, lo que se le pide acá es que transpire la camiseta, y que, como también nos gusta decir, que deje el alma en la cancha.  

Después de Maradona, nadie ha dado tanta frase polémica en la Argenta como el metalero Ricardo Iorio. Si tuviera cuenta de Twitter sería un éxito.

A pesar de la derrota de Juan Martín Del Potro en la final del US Open, hay algo a tener claro. Una lección a aprender. Y es la siguiente: no hay obstáculo que sea definitivo, cuando uno persevera. Del Potro se sobrepuso a lesiones, operaciones, viento en contra piscológico, y siempre sorprendió. Siempre se las arregló para volver de las cenizas, cuando medio país ya lo daba por muerto.

En la ruleta imprevisible de videos virales del año, se multiplicó milagrosamente una entrevista de 1987 a Roberto Gómez Bolaños, el creador del Chavo del 8 y se contagió como bacilo de la gripe. Allí se lo ve a Chespirito ponderando al Chapulín Colorado por sobre los otro supehéroes. Valorando su entrega a pesar del miedo, y a pesar de no tener poderes. Mientras que el resto de los superhéroes de capa y tecnología de punta made in Marvel, las tienen todas a su favor. “el Chapulín Colorado se muere de miedo, es torpe, débil, tonto... y consciente de esas deficiencias, se enfrenta al problema. ¡Eso es un héroe!”, le dijo en una entrevista de 1987 a Jorge Guinzburg en “La noticia rebelde”.

Las noticias de las últimas semanas se cargan de entusiasmo con lo bien, fértil y, por lo visto con mucha vida por delante, que se lo ve a Charly García. Tiene nuevos shows en puerta, no se sabe bien dónde. Sus últimas presentaciones, según dicen, fueron impecables, redondas, atinadas. Este Charly que volvió de la muerte, es puntual, agradecido, detallista. Lanzó nuevo disco. Le dieron premios. Le palmearon la espalda. Sin embargo, sus temas no suenan en las radios. La gente no habla de él. Y, en líneas generales, corre la suerte de los ídolos que no han sabido morir a tiempo.

Sin necesidad de ponerse conspiracionista ni paranoico, es llamativo cómo la plataforma Netflix elige la temática de muchas de sus nuevas producciones. Mientras por un lado, aborda la retorcida mente de condenados a muerte en Estados Unidos –las confesiones a cara lavada de “Soy un asesino”-, persiste en tirar de la cuerda narrativa de nuevos y viejos capos narcos, y se regodea en ver cómo bestias de la naturaleza se devoran unas a otras –“72 animales peligrosos”-, por otro lado, le da con todo a todo aquello que tenga aura de camino espiritual o religión.

SECCIONES

Actualidad

Rubinstein: "Es necesaria una comunicación más proactiva de la prevención"

Por: Redacción

El ex ministro de Salud, Adolfo Rubinstein, sostuvo ayer en un extenso hilo de Twitter su mirada crítica sobre el accionar del Gobierno frente a la pandemia: "Si algo aprendimos...

Actualidad

Brandoni: "La sociedad se ha comportado de manera magnífica ante la pandemia"

Por: Redacción

Hoy en la emisión de La Cornisa TV por La Nación Más, Luis Majul entrevistó a Luis Brandoni. El popular y destacado actor en un mano a mano con el...

Libros y Lecturas

Lugones una vez más

Por: Juan Terranova

Lunes. David Lynch es de capricornio a 30 grados. Lo acabo de googlear. Era evidente. See the job. Do the job. Stay out of misery.

Actualidad

¿Qué aprobación tienen los principales referentes políticos en el contexto de pandemia?

Por: Redacción

Hace más de cuatro meses que la pandemia ha determinado en el país un escenario de crisis y emergencia. En ese contexto algunos temas han quedado superados por otros, y...

Mundo Cine

La santísima trinidad del cine político en el siglo XXI (Parte 1)

Por: Javier Porta Fouz

Hay gente que afirma que el cine de estos últimos años tiende a eludir enfrentarse a su tiempo, a sus problemas, a sus encrucijadas políticas y de otros órdenes, que...

Hiper Show

"The last dance": para los fanáticos del básket y de Michael Jordan

Por: Redacción

El último baile o The last dance es una serie documental que se puede ver en la plataforma Netflix y que se enfoca en uno de los deportes más populares...

Crónicas + Desinformadas

He visto un lindo pajarito

Por: Cicco

Adopté, en plena pandemia, un hobbie nuevo: dar de comer a los pájaros. Parece una tontera pero, de algún modo, me tiene absorbido en su inmensa capacidad de crear tramas...

Opina Deporte

La protesta y el deporte

Por: Pablo Llonto

Vengan de donde vengan los gestos por la democratización del deporte son bienvenidos. Es que si hay dos ámbitos donde la democracia y el respeto por los Derechos Humanos encuentran...