RADIO
en vivo

ESPERANZA MÍA

Por Adriana Amado - @Lady__AA La televisión suele usar el recurso clásico de esconder a los personajes aquello que el espectador ve. El juego consiste en ver cómo se oculta a los otros lo que la audiencia percibe y cuánto tardan en darse cuenta los protagonistas. La comedia “Esperanza mía” (Canal 13, 21 horas) elige una variante que se vuelve difícil de sobrellevar: el engaño está a la vista de los personajes, se les refriega en la cara sin disimulo pero no hay caso. Nadie se da por enterado. La comedia cuenta las desventuras de una jovencita desfachatada que se refugia en un convento huyendo de alguna picardía. Lo extraño no es que nadie haga demasiada cuestión por su irrupción en el convento sino que la chica apenas si necesita usar el hábito azul para que todo el mundo compre que es monja, sin tener la necesidad de sacarse las pestañas postizas ni el delineado egipcio ni las plataformas punk.

 

Es cierto que casi todas las monjas de ese extraño convento andan con los ojos delineados, los labios pintados y el flequillo inflado escapando de la cofia. Y a nadie le extraña. A diferencia de Shrerezade, del programa siguiente, que tiene el decoro de sacarse el maquillaje cuando está de entrecasa, las monjas duermen estilizadas. Ni que hablar del cura, que tiene más escenas propias de una publicidad de antitranspirante que de una sacristía, pelando bíceps o mostrando sus habilidades deportivas.

Hace unos años que las audiencias están diciendo que disfrutan del naturalismo. Sin ir más lejos, parte del éxito de la telenovela “Las mil y una noches” es justamente la naturalidad de los personajes y los ambientes. En “Esperanza mía” hasta los exteriores son irrelevantes. Salen a la calle para una escena que podrían filmar con un fondo de calle. Lo mismo da. Los decorados son claramente de cartón pintado, con un exceso Kitsch que apenas hace juego con el color coral con que se pinta los labios la falsa monjita para hacer las tareas conventuales. Ni qué decir de las ricachonas, que como en todas las ficciones argentinas van tan emperifolladas que no se bajan de los tacos ni para comer tostadas en el desayuno.

Esta comedia está recién estrenada pero ya es vieja. Suar viene a confirmar que es un hombre afortunado y que la elección de la novela turca fue una carambola. Ahora que tiene el secreto del éxito no sabe cómo traducirlo a la criolla. Confundió historia clásica con argumento previsible. En lugar de personajes sencillos, pusieron unos bobalicones. Habiendo comprobado que hay público ávido de ficciones en horario central pone una novelita adolescente que ni siquiera sería un hit a la tarde, como muy bien dijo @LenideEscalada.

La negación es el color de nuestra esperanza, que por eso es negra. Es parte de nuestra patología social. Los argentinos somos campeones de negar lo que pasa ante nuestros ojos. Pero eso lo reservamos para cosas importantes. Que una ficción de segunda clase nos tome el pelo en cada escena es demasiado. Que nos venga a recordar lo ridículo que quedan esos que tienen el personaje desplegando sin pudor toda su impostura ante sus ojos ¡y no lo ven! es demasiado. Después vendrá “Showmatch”, “Gran Hermano 2015”, “Elegidos”, “Master Chef” con su cuota de realismo pretencioso. No sé qué será de nosotros cuando termine la novela turca y se lleve la última cuota de pureza y simplicidad que quedaba en la tele.

COLUMNISTAS

Libros y Lecturas

Ucronía y Parque Rivadavia

Por: Juan Terranova

Lunes. Por recomendación de Gogui miro los dos primeros episodios de SS-GB, una serie producida por la BBC. GB es Gran Bretaña y SS son las SS. La narración se...

Mundo Cine

La singularidad como refugio

Por: Javier Porta Fouz

Conozco a Quintín personalmente desde hace más de veinte años, y lo leo desde hace casi treinta. En ambos aspectos esta relación ha tenido cercanías, lejanías y frecuencias oscilantes. Pero...

Actualidad

Sorba: "En el mundo hay cinco tipos de pizza y una es la de Buenos Aires"

Por: Redacción

(Archivo Entrevistas 2019) Sin lugar a dudas la ciudad de Buenos Aires es uno de los lugares del mundo que cuenta con la mayor cantidad y calidad de pizzerías. A...

Crónicas + Desinformadas

Las lecciones de Elena Cruz

Por: Cicco

Los medios asignaron un espacio modesto, apartado y tal vez, pudoroso para anunciar la muerte de la ex legisladora y actriz Elena Cruz. Tenia 93 años. Había filmado pelis con...

Actualidad

Di Marco: "Todo lo que te pasa en la infancia te queda muy marcado"

Por: Redacción

(Archivo Entrevistas 2019) Laura Di Marco es una destacada periodista y escritora que ha desarrollado una extensa carrera en el Diario La Nación y que desde hace algún tiempo forma...

Hiper Show

Todo el periodismo de investigación en Pendientes (segunda temporada) por América

Por: Redacción

Hoy sábado 11 de enero a las 22 30 hs por América TV, se estrenará el segundo capítulo de la segunda temporada de Pendientes, la serie de periodismo de investigación...

Libros y Lecturas

Váyanse, estoy leyendo

Por: Juan Terranova

Lunes. Soñé con una mesa que mi padre hizo en la década del noventa para una casa que teníamos en el bosque de Cariló. Cuando después de su muerte la...

Crónicas + Desinformadas

Todo el mundo quiere a Pepe Mujica, pero nadie lo imita

Por: Cicco

Ahora, Emir Kusturica acaba de potenciar aún más el mito con el documental, el Pepe, que ya se ve por Netflix. Y así, la vida del uruguayo Mujica, el más...