SOBRE EL CAMBIO EN LA GRILLA DE LOS CANALES
El gobierno hunde adrede a Canal 7

Osvaldo BazánCanal 7Por: Osvaldo Bazán. Pasó inadvertido como casi todo lo que pasa en Canal 7. Hasta el 1° de agosto el canal oficial se sintonizaba en el número 6 de Multicanal y Cablevisión, los principales operadores de cable del país. Y en el canal 5 podía verse el Canal Encuentro, del Ministerio de Educación, ese que pasa las maravillosas entrevistas a escritores que todo el mundo jura haber visto.

Ahora bien, vino Dani Hadad con su nuevo capricho tecnológico, se emperró en conseguir la camiseta con el 5 en la espalda y ahí consiguió que el Estado nacional a través del Gobierno actual le diera un espacio de privilegio en los cables. Ahora el 5 es eso que se llama C5N (por supuesto ya apareció en internet el sitio www.estoesc5n.blogspot.com en donde se supone que escribe gente que está/estuvo en el nuevo canal y cuentan una serie de desaguisados que si bien no pueden confirmarse por el anonimato de la red, bien pueden parecer creíbles).

El 6 es el Canal Encuentro y el Canal 7 se fue... ¡al 15!

Esto es: lo sacaron del zapping.

¿Quién?

El Estado nacional que es quien decide en estos casos.

Esto confirma una vez más, por si hacía falta, que al Estado nada le importa su sistema de comunicaciones. Que quienes deciden de verdad sobre cómo se reparte el espacio radioeléctrico argentino son las empresas privadas.

Y esas empresas no quieren ni sombra de competencia. El Gobierno es cómplice en el ninguneo constante al que se expone a Canal 7.

La impresión más clara es que el Gobierno no sabe qué hacer con Canal 7, excepto obligarlo a pasar los discursos oficiales. Y no quiere de ninguna manera interferir con el negocio privado.

El Estado regala negocios a algunos privados privilegiados y mientras tanto descuida a los ciudadanos. Pasa con la salud, con la educación, ¿por qué no pasaría con la televisión?

Canal 7 ahora es 15.

¿Hasta cuándo el Estado va a pedir perdón a los concesionarios privados por usar una frecuencia que nos corresponde a todos?

En estas circunstancias, a Canal 7 le toca lo más difícil: competir sin perder calidad con la demagogia y el facilismo cada vez mayor de los grandes shows privados. El Estado no sólo no lo ayuda: lo desfavorece claramente ubicándolo en una grilla francamente ridícula.

Sigan jodiendo nomás, parece que el escarmiento no tronará jamás.

Opiná sobre esta columna en nuestro libro de visitas