RADIO
en vivo
EN MEMORIA DE GARY COLEMAN
Un osito de peluche de New York

POSTER DE LA ÉPOCAPor: Julián Gorodischer.  El niño prodigio lo pagaba caro: la nefritis lo estancó en los 1,42 metros; fue sometido a dos trasplantes y a diálisis de por vida, hasta cuatro veces por día; llegó a hacerle juicio a sus padres por haberle expropiado su ganancia por el protagónico de la serie Blanco y negro. ¡Blanco y negro!

Cuantas infancias marcadas por la interacción racial previa a la corrección política, con dos negritos bendecidos por un blanco millonario. La bonanza de los negros nunca dejó de presentarse como un privilegio; los negros fueron bendecidos por el blanco, y gracias a ese blanco pudieron resistir con dinero al acoso del profesor y el policía que los marginaron. Gary Coleman fue el colmo del prodigio: super adulto en envase extra chico, estereotipo de la gracia infantil. Murió hace menos de un mes por una hemorragia cerebral producto de un golpe en la cabeza.

Durante los ocho años de emisión de una pionera sitcom, el memorable Arnold fue visto por millones de televidentes en todo el mundo: fue emblema naïf de la década de los 80, la esperanza negra recargada de muletillas y sentencias fijas. En un modelo anterior, ya relevado, el humor televisivo era insistencia, regodeo, circularidad en un parlamento o gag. Se escuchaba como por primera vez en cada capítulo: "¿De qué estás hablando, Willis? ("what'chu talkin' 'bout, Willis?"). El momento esperado se llenaba de previsibilidad, no había intriga. La trama era siempre igual (desarrollo y resolución de un episodio de discriminación módica –a cargo de Philip Drummond, el benefactor). Coleman fue una figura popular, llegando a tener su propio show producido por Hanna-Barbera, The Gary Coleman Show (1982).

El éxito era representado por un enano de rasgos infantiles, “un muñequito”. Payasadas y mohínes que se extendían más allá de los 20 como si siguiera siendo un chico.  Por su enfermedad, su aspecto aniñado no cambiaba. Se dice que llegó a ganar 18 millones de dólares. La guerra estalló puertas adentro. “No porque tengan el título de padres pueden negar el hecho de que pueden ser ladrones. Si robás, tenés que pagar o vas a la cárcel, no importa cuál sea tu título. No importa si sos dios, presidente, padre, hermano, amigo, pariente. Punto final. No hay distinción para mí”, dijo en un reportaje reciente, todavía trabado en “la traición”, tan distintos los “negros” de la vida real a la candidez y hombría de bien del blanco Drummond, un conservador benéfico y justo que ayudó a cimentar el imaginario Bush.

VH1 lo eligió como “la más grande estrella infantil”. Todo era indignante para el ex niño prodigio luchando para superar el trauma del éxito. Ahí está su última estampa de amargado donde el enano ya perdió toda reminiscencia infantil y se convirtió, por fin, en el monstruo, “perdiendo el favor del público” –la prensa dijo-. Ya las arrugas hacían imposible al niño, ya las mejillas caídas daban menos para el pellizcón de una viejita que para la compasión ante el enfermo del riñón.

Con la adultez definitiva, colmó la caída estrepitosa –alla Hollywood-. La industria releva cada tanto las historias de ángeles caídos, y cuando llega un pez gordo de las características de Coleman, suenan los clarines, se encienden los E! Thrue Hollywood Story, vibran las pantallas ante el excéntrico enano ya no reblandecido bajo las luces del show. Ahora era enjuiciado por pegarle a una mujer que osó pedir un autógrafo. Y fue detenido por no haberse presentado ante un juez en un antiguo caso de violencia doméstica.

La verdad, nunca me interesó ser leyenda ni una celebridad. Soy mortal", dijo hace poco. Y el 28 de mayo que pasó, por una hemorragia intracraneal luego de una caída un poco estúpida, se murió.

{moscomment}

COLUMNISTAS

Mundo Cine

La singularidad como refugio

Por: Javier Porta Fouz

Conozco a Quintín personalmente desde hace más de veinte años, y lo leo desde hace casi treinta. En ambos aspectos esta relación ha tenido cercanías, lejanías y frecuencias oscilantes. Pero...

Actualidad

Sorba: "En el mundo hay cinco tipos de pizza y una es la de Buenos Aires"

Por: Redacción

(Archivo Entrevistas 2019) Sin lugar a dudas la ciudad de Buenos Aires es uno de los lugares del mundo que cuenta con la mayor cantidad y calidad de pizzerías. A...

Crónicas + Desinformadas

Las lecciones de Elena Cruz

Por: Cicco

Los medios asignaron un espacio modesto, apartado y tal vez, pudoroso para anunciar la muerte de la ex legisladora y actriz Elena Cruz. Tenia 93 años. Había filmado pelis con...

Actualidad

Di Marco: "Todo lo que te pasa en la infancia te queda muy marcado"

Por: Redacción

(Archivo Entrevistas 2019) Laura Di Marco es una destacada periodista y escritora que ha desarrollado una extensa carrera en el Diario La Nación y que desde hace algún tiempo forma...

Hiper Show

Todo el periodismo de investigación en Pendientes (segunda temporada) por América

Por: Redacción

Hoy sábado 11 de enero a las 22 30 hs por América TV, se estrenará el segundo capítulo de la segunda temporada de Pendientes, la serie de periodismo de investigación...

Libros y Lecturas

Váyanse, estoy leyendo

Por: Juan Terranova

Lunes. Soñé con una mesa que mi padre hizo en la década del noventa para una casa que teníamos en el bosque de Cariló. Cuando después de su muerte la...

Crónicas + Desinformadas

Todo el mundo quiere a Pepe Mujica, pero nadie lo imita

Por: Cicco

Ahora, Emir Kusturica acaba de potenciar aún más el mito con el documental, el Pepe, que ya se ve por Netflix. Y así, la vida del uruguayo Mujica, el más...

Opina Deporte

¿De qué hablan los periodistas en el verano?

Por: Pablo Llonto

Década nueva, año nuevo, periodismo viejo.