RADIO
en vivo
EL APRIETE DE SIGNO POSITIVO EN "CQC"
Hugo Torina, “el concejal que robaba”

GonzalitoHugo TorinaPor: Julián Gorodischer.  El representante comunal es un poder a mano. El justiciero encuentra en ese poder cercano, de ‘casta baja’, al alcance (sin asesores de consultoría) su carta de triunfo. Torina está ahí para el lucimiento de Gonzalito, el martes que pasó en Caiga quien caiga, que abandona el modelo zumbón de sus precursores y pasa a un modo de pelea callejera, sin agresión física, pero arrinconando, gozando en la postergación de ese instante en que rendido ante un trabajo de inteligencia que incluye el rastreo de la pieza “robada” –un aire acondicionado donado a Tartagal por la producción, que Torina se llevó a su casa-, deberá confesar: “Sí, lo hice”, excluido de todos los trucos de la video política: la omisión, la digresión, el misterio. “Sabe qué donamos Torina…, un colchón y un aire acondicionado. En vez de terminar en un hogar, en una escuela, terminó en su casa….”

Interrogación policial: Gonzalito aporta evidencia provista por un trabajo de inteligencia calificado, asume en una sola voz discurso de interrogado e interrogador, continuum que siempre tiene como función la descalificación. La representación del “político corrupto”, ese destinatario abstracto del odio de la masa desde la fundación de la República, se reduce al gordito de jean y camiseta, castellano rudimentario, un lumpen. El moscardón, impuesto mundialmente como icono del asedio irónico, con confrontación explícita a jefes de gobierno de ciudades y países, elige otra escala: la corrupción representada en el hurto de unidades puntuales, menos significativa para la vida social pero ideal a los efectos de la performance simbólica: el escenario es un ring en el que los golpes continúan después del knock out, y se recibe al noqueador con un aplauso cerrado.

“Se quedó helado Torina, ¿no? Le corrió un frío por la espalda. Yo lo sentí. Usted ahora está en el horno, Torina. Se arrepiente, ¿o no se arrepiente de habérselo llevado a su casa?” Ya está todo preparado para que el “político corrupto” devuelva el aire acondicionado, pero se inicia la segunda fase, posterior al interrogatorio. La crueldad “reparadora” es un sentido social admitido; el gladiador, el cruel, se merece el aplauso porque representa el interés y el beneficio del pueblo estafado. La unidad incautada resume el odio general anti-política, representa una causa antes que un bien; el cordero deberá ser degollado para que todos paguen. La investigación periodística se hace sketch: el personaje principal del hostigador venerable necesita un nuevo round, está en su apogeo, acaba de doblegar a Torina, ese “peligro” que acaba de confesar manzana y unidad habitacional, una calle sin número.    

Mano al bolsillo, anteojos negros, la mirada nunca se cruza con la del interpelado. La mirada del interrogador va a un fuera de campo que es menos el vacío que un tercero-testigo (luego se revela como un ayudante que acerca la evidencia empírica). El apriete encuentra su culminación en la causa justa; “puede ser”, asume bajito Torina, cuando asume propiedad del bien. Hay un goce más poderoso que el señalamiento del corrupto; “ahí está”, dice el movilero cuando lo ve cargando la prueba del delito. Torina accede a todos los requisitos del show, ahora a sacar en vivo el aire, él mismo, entregarlo a Gonzalito; sobreactúa la sumisión; “…cucheme Torina, ¿la escuela en la que usted lo va a dejar es en la que usted da clases?”

“Soy un simple profesor –reclama el arrepentido-. No tengo decisión de nada”. Sangra a un costado del ring, pero sigue contestando mientras carga sin ayuda la pieza robada, donde le dicen. Mientras pone al aire en el baúl, Gonzalito hace un gesto de victoria con la mano cerrada, a espaldas del corrupto. “Está todo sucio Torina, ni siquiera lo limpió. Torina, ¡la manguera!..., no, no, ¿cómo?, vaya a buscarla Torina, ¡la manguera!”. La causa redime y dignifica, habilita la prepotencia del acto. Todo será aplaudido en piso, donde las barras disfrutan de un verdugueo que se recibe limpio.

“Cuando alguien recibe algo y tiene que donarlo, lo dona”, concluye el veredicto. “Voy a renunciar a mi cargo, pido públicamente disculpas”, dice el arrepentido. Gonzalito aprueba: “Eso me parece bien y es la decisión correcta que usted tiene que tomar. Es un ejemplo de lo que no tiene que suceder en esta bendita Argentina. Muchas gracias”.

{moscomment}

COLUMNISTAS

Actualidad

Sorba: "En el mundo hay cinco tipos de pizza y una es la de Buenos Aires"

Por: Redacción

(Archivo Entrevistas 2019) Sin lugar a dudas la ciudad de Buenos Aires es uno de los lugares del mundo que cuenta con la mayor cantidad y calidad de pizzerías. A...

Crónicas + Desinformadas

Las lecciones de Elena Cruz

Por: Cicco

Los medios asignaron un espacio modesto, apartado y tal vez, pudoroso para anunciar la muerte de la ex legisladora y actriz Elena Cruz. Tenia 93 años. Había filmado pelis con...

Actualidad

Di Marco: "Todo lo que te pasa en la infancia te queda muy marcado"

Por: Redacción

(Archivo Entrevistas 2019) Laura Di Marco es una destacada periodista y escritora que ha desarrollado una extensa carrera en el Diario La Nación y que desde hace algún tiempo forma...

Hiper Show

Todo el periodismo de investigación en Pendientes (segunda temporada) por América

Por: Redacción

Hoy sábado 11 de enero a las 22 30 hs por América TV, se estrenará el segundo capítulo de la segunda temporada de Pendientes, la serie de periodismo de investigación...

Libros y Lecturas

Váyanse, estoy leyendo

Por: Juan Terranova

Lunes. Soñé con una mesa que mi padre hizo en la década del noventa para una casa que teníamos en el bosque de Cariló. Cuando después de su muerte la...

Crónicas + Desinformadas

Todo el mundo quiere a Pepe Mujica, pero nadie lo imita

Por: Cicco

Ahora, Emir Kusturica acaba de potenciar aún más el mito con el documental, el Pepe, que ya se ve por Netflix. Y así, la vida del uruguayo Mujica, el más...

Opina Deporte

¿De qué hablan los periodistas en el verano?

Por: Pablo Llonto

Década nueva, año nuevo, periodismo viejo.

Actualidad

Artusi: "El café expreso es una bebida bastante difícil de lograr"

Por: Redacción

(Archivo Entrevistas 2019) Nicolás Artusi es un periodista, un exitoso conductor de radio y un fanático del café, afición que lo llevó a escribir varios libros sobre esa bebida. El...