ESPECIAL - FOTOS NORA DALMASSO
El errático camino de los tomates

TVPor: Osvaldo Bazán. La semana pasada acá mismo hablé del delicado estómago de Luis Majul dispuesto a vomitar por la novela mediática del caso Macarrón. Sentencié –con la rapidez que manejan los tiempos periodísticos- que nuestro periodista hipercrítico exageraba. Que si bien los medios estaban tomando el errático camino de los tomates era más lo que había para rescatar de bueno que lo malo que –efectivamente- también aparecía y consigné. Bueno. Pequé de optimista.

Hice en aquél momento una mención al límite que había traspasado La Liga con una cámara traidora. Ahora, todos lo sabemos, el límite fue perforado por el noticiero de América con las fotos del expediente judicial, a las 19.

Cuando uno pierde la virginidad mediática sabe que tratándose de casos judiciales o cuestiones políticas, lo que aparece en pantalla es porque a alguien le conviene que sea público. “La fuente” dá la información que le es funcional a sus intereses.

¿Quién fue “la fuente” del caso?

¿Cómo llegan las fotos del expediente a la televisión?

Por alguna de las partes que tiene llegada al expediente. Y sólo por alguna de las partes que tiene llegada al expediente.

-La fiscalía encabezada por el impresentable Dr. Javier Di Santo.

-La defensa del “perejil” Gastón Zárate.

-La defensa de la familia Macarrón.

Nadie más tiene acceso al expediente. Nadie más puede ser “la fuente” del caso.

¿Por qué alguno de estos tres participantes querría mostrar públicamente estas imágenes?

Responder esta pregunta es más interesante que un debate imposible sobre la exhibición de esas fotos.

Digo “imposible” porque no es posible debatir al respecto. Como bien recuerda en Hipercrítico Sebastián Di Doménica estamos en presencia de un delito y un delito no es cuestión de debate. Eso que hizo el Noticiero de América está penado en el Código Civil. No se hace y punto. Nada que debatir, marche preso.

Repito la pregunta, ¿Por qué alguno de estos tres participantes del caso querría mostrar públicamente estas imágenes? Agrego otra: ¿por qué un medio “se deja” manipular tan alegremente? Es imposible que quien periodísticamente dio la orden de poner esas fotos al aire no supiera que estaba siguiendo -¿por rating?¿por dinero?- una estrategia judicial.

Estoy más cerca del vómito de lo que lo estaba la semana pasada.

El Noticiero de América y sus presentadores son además los últimos ganadores del Martín Fierro al mejor noticiero argentino según la –otra vez- impresentable Aptra.

Opiná sobre esta columna en nuestro libro de visitas