LAS ÚLTIMAS MUERTES "EN VIVO"
El sensacionalismo limpio

Mujer muerta en Floresta - video del momento exacto del accidentePor: Julián Gorodischer. Veo una y otra vez la “muerte limpia” de la mujer que esperaba el colectivo en una calle de Floresta. Los canales de noticias la repiten a lo largo de toda su transmisión. El sensacionalismo televisivo mutó de la exhibición cruenta de un rojo shocking a una escena libre de fluidos. Desde sus orígenes en la prensa gráfica, el sensacionalismo concibió a un espectador activo, apasionado, puramente emocional, “agarrado” a la pantalla, asqueado pero a la vez morboso, en un vínculo de una intensidad complementaria (entre el miedo y el asco) que pocos otros estilos periodísticos pudieron disputarle.

En los ’90, el boom sensacionalista se plasmó en Crónica TV, que llevó a la televisión lo que el diario había impuesto como sello identitario de un periodismo “popular”: estar allí y transmitir, con efecto de “material el bruto”, una extensa cobertura que daba prioridad al cadáver y la chorrera sanguínea, al cuerpo todavía caliente que podía olisquearse, casi, a pesar de la mediación de la pantalla. 

El nuevo sensacionalismo limpio, imitado quizá de la transmisión sin sangre desde el frente, en Irak, o detrás de las vallas del Ground Zero, elige otra forma de contar la muerte: la mujer de Floresta es una silueta imprecisa vista a la distancia, enmarcada por un círculo rojo que agrega el canal para que no queden dudas sobre quién es “la protagonista” de los hechos. Es inmediatamente barrida como sin darse cuenta, y luego eso mismo es repetido como ya ocurrió con otra muerte limpia, la de Federico Campanini, el andinista muerto en la montaña, al que vimos agonizar “en vivo”.         

El sensacionalismo limpio necesita de la repetición: para lograr la capacidad de impacto de su predecesor (el sensacionalismo sucio) apela a la repetición del minuto en que la muerte se produce o está por producirse. La regla de este estilo es generar una conmoción en el espectador: alguien, del otro lado, debería decir “no puedo mirar más” o atinar a apagar el televisor, y sin embargo seguir mirando. La intensidad, a falta de fluidos, está dada por los tiempos de la narración: el “in progress” del sensacionalismo actual (gracias al aporte del videoaficionado con celular) llega antes de ocurrido el hecho, cuando poco hacía pensar que allí habría noticia; ya no alcanza con estar ahí “primero” (el lema del viejo Crónica); no es suficiente con conseguir un cuerpo caliente; la conexión policial podrá filtrar un crimen recién consumado pero no alcanza. La previsión de una historia dramática en un lugar impensado la da el video casero. 

El sensacionalismo limpio no sería nada sin la costumbre de filmarlo todo que se forjó en Youtube, en su monstruoso archivo de videos. Así como, gracias a Youtube, estalló la fama en millones de celebridades instantáneas también eclosionó “la noticia”. El videoaficionado con celular transformó el mundo en un inmenso reality show; la altura de montaña o la periferia barrial no son obstáculos para acceder a una intensa conmoción. El canal ya no acude a la noticia: es invadido por ella. Y el proceso no necesita ornamentarse de color; el “vivo” es fuerte de por sí, conmovedor, arrasador incluso cuando el hecho sucede a lo lejos, como sombra vaga; la repetición y la voz en off ayudan a cimentar el efecto, ya no de horror, de asco, sino de melancolía, de tristeza. 

El nuevo sensacionalismo, el de la alta montaña, por ejemplo, construye su novela sin recargarla con cronistas o locutores jadeantes, con lágrimas o silencios de un presentador de noticias. Le basta dividir la escena entre una víctima y uno o varios verdugos, cristalizar sentido antes de la evidencia y repetir, sobre todo eso, una y otra vez ese minuto en que el andinista intenta levantarse y su “verdugo” dice que “la jueza” dio autorización para dejarlo, o ese segundo en el que la mártir esperaba en la pasividad total y era arrasada por el conductor que –agregan- llevaría en su auto botellas y juguetes sexuales. “La muerte está sucediendo en este mismo minuto –nos dice cada día el sensacionalismo limpio-. A cualquiera le puede pasar y podría ser ahora. No apague: este es su antídoto. No salga: permanezca en un living. ¡Protéjase del mundo!”. 

{moscomment}

SECCIONES

Actualidad

Rubinstein: "Es necesaria una comunicación más proactiva de la prevención"

Por: Redacción

El ex ministro de Salud, Adolfo Rubinstein, sostuvo ayer en un extenso hilo de Twitter su mirada crítica sobre el accionar del Gobierno frente a la pandemia: "Si algo aprendimos...

Actualidad

Brandoni: "La sociedad se ha comportado de manera magnífica ante la pandemia"

Por: Redacción

Hoy en la emisión de La Cornisa TV por La Nación Más, Luis Majul entrevistó a Luis Brandoni. El popular y destacado actor en un mano a mano con el...

Libros y Lecturas

Lugones una vez más

Por: Juan Terranova

Lunes. David Lynch es de capricornio a 30 grados. Lo acabo de googlear. Era evidente. See the job. Do the job. Stay out of misery.

Actualidad

¿Qué aprobación tienen los principales referentes políticos en el contexto de pandemia?

Por: Redacción

Hace más de cuatro meses que la pandemia ha determinado en el país un escenario de crisis y emergencia. En ese contexto algunos temas han quedado superados por otros, y...

Mundo Cine

La santísima trinidad del cine político en el siglo XXI (Parte 1)

Por: Javier Porta Fouz

Hay gente que afirma que el cine de estos últimos años tiende a eludir enfrentarse a su tiempo, a sus problemas, a sus encrucijadas políticas y de otros órdenes, que...

Hiper Show

"The last dance": para los fanáticos del básket y de Michael Jordan

Por: Redacción

El último baile o The last dance es una serie documental que se puede ver en la plataforma Netflix y que se enfoca en uno de los deportes más populares...

Crónicas + Desinformadas

He visto un lindo pajarito

Por: Cicco

Adopté, en plena pandemia, un hobbie nuevo: dar de comer a los pájaros. Parece una tontera pero, de algún modo, me tiene absorbido en su inmensa capacidad de crear tramas...

Opina Deporte

La protesta y el deporte

Por: Pablo Llonto

Vengan de donde vengan los gestos por la democratización del deporte son bienvenidos. Es que si hay dos ámbitos donde la democracia y el respeto por los Derechos Humanos encuentran...