RADIO
en vivo
LAS ÚLTIMAS MUERTES "EN VIVO"
El sensacionalismo limpio

Mujer muerta en Floresta - video del momento exacto del accidentePor: Julián Gorodischer. Veo una y otra vez la “muerte limpia” de la mujer que esperaba el colectivo en una calle de Floresta. Los canales de noticias la repiten a lo largo de toda su transmisión. El sensacionalismo televisivo mutó de la exhibición cruenta de un rojo shocking a una escena libre de fluidos. Desde sus orígenes en la prensa gráfica, el sensacionalismo concibió a un espectador activo, apasionado, puramente emocional, “agarrado” a la pantalla, asqueado pero a la vez morboso, en un vínculo de una intensidad complementaria (entre el miedo y el asco) que pocos otros estilos periodísticos pudieron disputarle.

En los ’90, el boom sensacionalista se plasmó en Crónica TV, que llevó a la televisión lo que el diario había impuesto como sello identitario de un periodismo “popular”: estar allí y transmitir, con efecto de “material el bruto”, una extensa cobertura que daba prioridad al cadáver y la chorrera sanguínea, al cuerpo todavía caliente que podía olisquearse, casi, a pesar de la mediación de la pantalla. 

El nuevo sensacionalismo limpio, imitado quizá de la transmisión sin sangre desde el frente, en Irak, o detrás de las vallas del Ground Zero, elige otra forma de contar la muerte: la mujer de Floresta es una silueta imprecisa vista a la distancia, enmarcada por un círculo rojo que agrega el canal para que no queden dudas sobre quién es “la protagonista” de los hechos. Es inmediatamente barrida como sin darse cuenta, y luego eso mismo es repetido como ya ocurrió con otra muerte limpia, la de Federico Campanini, el andinista muerto en la montaña, al que vimos agonizar “en vivo”.         

El sensacionalismo limpio necesita de la repetición: para lograr la capacidad de impacto de su predecesor (el sensacionalismo sucio) apela a la repetición del minuto en que la muerte se produce o está por producirse. La regla de este estilo es generar una conmoción en el espectador: alguien, del otro lado, debería decir “no puedo mirar más” o atinar a apagar el televisor, y sin embargo seguir mirando. La intensidad, a falta de fluidos, está dada por los tiempos de la narración: el “in progress” del sensacionalismo actual (gracias al aporte del videoaficionado con celular) llega antes de ocurrido el hecho, cuando poco hacía pensar que allí habría noticia; ya no alcanza con estar ahí “primero” (el lema del viejo Crónica); no es suficiente con conseguir un cuerpo caliente; la conexión policial podrá filtrar un crimen recién consumado pero no alcanza. La previsión de una historia dramática en un lugar impensado la da el video casero. 

El sensacionalismo limpio no sería nada sin la costumbre de filmarlo todo que se forjó en Youtube, en su monstruoso archivo de videos. Así como, gracias a Youtube, estalló la fama en millones de celebridades instantáneas también eclosionó “la noticia”. El videoaficionado con celular transformó el mundo en un inmenso reality show; la altura de montaña o la periferia barrial no son obstáculos para acceder a una intensa conmoción. El canal ya no acude a la noticia: es invadido por ella. Y el proceso no necesita ornamentarse de color; el “vivo” es fuerte de por sí, conmovedor, arrasador incluso cuando el hecho sucede a lo lejos, como sombra vaga; la repetición y la voz en off ayudan a cimentar el efecto, ya no de horror, de asco, sino de melancolía, de tristeza. 

El nuevo sensacionalismo, el de la alta montaña, por ejemplo, construye su novela sin recargarla con cronistas o locutores jadeantes, con lágrimas o silencios de un presentador de noticias. Le basta dividir la escena entre una víctima y uno o varios verdugos, cristalizar sentido antes de la evidencia y repetir, sobre todo eso, una y otra vez ese minuto en que el andinista intenta levantarse y su “verdugo” dice que “la jueza” dio autorización para dejarlo, o ese segundo en el que la mártir esperaba en la pasividad total y era arrasada por el conductor que –agregan- llevaría en su auto botellas y juguetes sexuales. “La muerte está sucediendo en este mismo minuto –nos dice cada día el sensacionalismo limpio-. A cualquiera le puede pasar y podría ser ahora. No apague: este es su antídoto. No salga: permanezca en un living. ¡Protéjase del mundo!”. 

{moscomment}

COLUMNISTAS

Actualidad

Sorba: "En el mundo hay cinco tipos de pizza y una es la de Buenos Aires"

Por: Redacción

(Archivo Entrevistas 2019) Sin lugar a dudas la ciudad de Buenos Aires es uno de los lugares del mundo que cuenta con la mayor cantidad y calidad de pizzerías. A...

Crónicas + Desinformadas

Las lecciones de Elena Cruz

Por: Cicco

Los medios asignaron un espacio modesto, apartado y tal vez, pudoroso para anunciar la muerte de la ex legisladora y actriz Elena Cruz. Tenia 93 años. Había filmado pelis con...

Actualidad

Di Marco: "Todo lo que te pasa en la infancia te queda muy marcado"

Por: Redacción

(Archivo Entrevistas 2019) Laura Di Marco es una destacada periodista y escritora que ha desarrollado una extensa carrera en el Diario La Nación y que desde hace algún tiempo forma...

Hiper Show

Todo el periodismo de investigación en Pendientes (segunda temporada) por América

Por: Redacción

Hoy sábado 11 de enero a las 22 30 hs por América TV, se estrenará el segundo capítulo de la segunda temporada de Pendientes, la serie de periodismo de investigación...

Libros y Lecturas

Váyanse, estoy leyendo

Por: Juan Terranova

Lunes. Soñé con una mesa que mi padre hizo en la década del noventa para una casa que teníamos en el bosque de Cariló. Cuando después de su muerte la...

Crónicas + Desinformadas

Todo el mundo quiere a Pepe Mujica, pero nadie lo imita

Por: Cicco

Ahora, Emir Kusturica acaba de potenciar aún más el mito con el documental, el Pepe, que ya se ve por Netflix. Y así, la vida del uruguayo Mujica, el más...

Opina Deporte

¿De qué hablan los periodistas en el verano?

Por: Pablo Llonto

Década nueva, año nuevo, periodismo viejo.

Actualidad

Artusi: "El café expreso es una bebida bastante difícil de lograr"

Por: Redacción

(Archivo Entrevistas 2019) Nicolás Artusi es un periodista, un exitoso conductor de radio y un fanático del café, afición que lo llevó a escribir varios libros sobre esa bebida. El...