LLEGÓ HOMBRE AL AGUA
Se extraña el viejo Telematch

Hombre al agua por Canal 13Por: Julián Gorodischer. El programa más visto del verano (Hombre al agua, promedio de 20 puntos según Ibope) desvirtúa la propuesta del clásico del género, el alemán Telematch, creado a mediados de los 70. En aquél, los pueblos del interior de Alemania peleaban su jerarquía simbólica en contiendas grupales que exigían a sus héroes demostraciones extraordinarias de fuerza y velocidad. El carácter temático de cada gala ambientaba las carreras en foros romanos, castillos medievales, calles del Lejano Oeste, enfatizando la teatralidad de la puesta escénica.

En Telematch la competencia se apoyaba en organizaciones sociales capaces de distribuir el trabajo entre sus miembros de acuerdo a habilidades y dones (fuerza en la cinchada, velocidad en las carreras terrestres, equilibrio para atravesar las ruedas y las pelotas gigantes).

Los Weinbaum limitan la propuesta a la ejecución de una rutina (postas de rodillos con vaselina, pelotas gigantes, lianas, piñas automáticas, un “reloj asesino”…) que reduce la teatralidad anterior al grado cero del naturalismo coyuntural cuando los concursantes entregan gritos de guerra antes de la largada: “¡Quiero dejar el bondi!”, “¡Para pagar las cuentas!”. Los creadores de Hombre al agua permutan la causa compartida por un desafío individual sujeto a la actualidad de la temporada (“faltan monedas…”, “…aumenta drásticamente la luz”, se desprende de los gritos). No se concibe a corredores que puedan asumir una representación comunitaria.

Un ganador virtuoso era seguro en el viejo Telematch, que apostaba su vigencia (su conversión en clásico) a la historicidad de los pueblos representados. El certamen fue una tabla en la que se pudo medir el estatus de las regiones de Alemania. Un perdedor es seguro, en cambio, en cada posta de Hombre al agua: el enlodado, el golpe, el resbalón viene siempre después del salto, alimentando la lectura (expresada cual transmisión radial deportiva) que hacen los Weinbaum de cada fracaso. El “hombre al agua” se ubica entonces en las antípodas de su congénere alemán, ligándose al clown o la víctima del blooper.

Hombre al agua se ampara en el poder de la repetición para sumar televidentes, confirmado previamente por los índices de El muro infernal. La facilitación de discurso (sin conflictos de envergadura, ni personajes constantes ni variaciones de los circuitos) también alcanza aquí sus niveles más altos. La monotonía de un circuito siempre igual al capítulo anterior garantiza la satisfacción, sumada a la seguidilla de golpes.

La toma abierta de gran estadio fue reemplazada por un plano chiquito, cercano, en el que se ve a los pobres protagonistas de un mal guión: no tienen otro destino que no sea el comentario burlón de los Weinbaum (que de todos modos son más relajados y cordiales que los gomazos de Tinelli). La máxima ambición de notoriedad que espera a los participantes locales es un video del tipo “Mírenme qué impresentable” en los archivos de Youtube.

El reality show fue, quizá, el responsable mayor del cambio de reglas del juego acuático: antes fue la honra debatida por fuerza y velocidad, ahora es la permanencia individual sujeta a la expulsión progresiva (se va el que cae al barro, el que es barrido por una “aguja de reloj”, el que no supera el tiempo máximo…). Los jugadores acuáticos menos virtuosos del mercado son los locales (que ahora se exportarán al mundo, en versiones grabadas en Argentina), a quienes por momentos se intenta imbuir de una mística propia: entonces, los hermanos Weinbaum dicen que “los músculos empiezan a arder, las pulsaciones están al límite”. Pero el último plano corresponde al resbalón o la siempre poco elegante caída, como en los bloopers. Se tiene suficiente pudor –eso sí- para no mostrarlos salir de la pileta vencidos. ¡El show debe seguir!

{moscomment}

COLUMNISTAS

Libros y Lecturas

Poesía medieval italiana

Por: Juan Terranova

Lunes. Mis hijos tomando el sol del invierno en el balcón hablan sobre el coronavirus. Mi hijo de seis años dice: “Al final parece que no pasó nada, pero sí...

Crónicas + Desinformadas

El oro siempre vuelve

Por: Cicco

Una vez, años atrás, de visita en Turquía, fuimos con un amigo local al casamiento de otro turco. Fue todo lo contrario a las bodas occidentales: de día, nadie bailó...

Opina Deporte

Bielsa, el más envidiado

Por: Pablo Llonto

Los enemigos de Marcelo Bielsa contaminaron aún más los aires argentinos en estos tiempos de coronavirus. Cual si fuesen los trasnochados zombies que circulan por las avenidas reclamando el cese de...

La Política

¿Por qué Cristina Fernández banca a Sergio Berni?

Por: Luis Majul

Durante todo el fin de semana no dejaron de preguntarnos: “¿Por qué Cristina Fernández, si es progre y de izquierda, banca a Sergio Berni, que es más de derecha que...

Actualidad

Berni: "Critiqué mucho la decisión de liberar presos que provocó un estrés extra…

Por: Redacción

El ministro de Seguridad de la provincia de Buenos Aires, Sergio Berni, fue entrevistado hoy por Luis Majul en el programa La Cornisa por la señal La Nación Más. El...

Libros y Lecturas

Porno apocalíptico a la antigua

Por: Juan Terranova

Lunes. Escorpio ¿es adicto al vértigo? Plutón, fuerza de la naturaleza, no entra en un cuerpo humano.

Actualidad

La Municipalidad de José C. Paz informó su calendario fiscal 2020

Por: Redacción

La Municipalidad de José C. Paz hizo público el cronograma del calendario fiscal año 2020. A continuación el cuadro completo presentado por el municipio con las especificaciones y fechas de...

Mundo Cine

La banda del bando

Por: Javier Porta Fouz

Hubo un tiempo que fui mozo, trabajaba en un bar, cantaba Peter Capusotto. Hubo un tiempo que fue hermoso, y fui libre de verdad, cantaba Sui Generis. Todos sabemos, creo...