UNA "MAMÁ CORA" PARA CADA DÉCADA 
El arte del retrato

Mamá CoraLa vieja de GasallaPor: Julián Gorodischer. Mamá Cora se convirtió en un personaje mutable, complejo, que se va encarnando en cada nueva generación que envejece, desde el estreno de Esperando la carroza (1985) hasta la fecha. Como arquetipo logrado, redefine el concepto mediático de "ser viejo". En el origen era bucólica, extraviada; su singularidad era estar atontada en medio de los monstruos crispados; seguramente fue la pincelada más sutil, al menos la más recordada, de la comedia de Alejandro Doria. Ahora se la ve maldita, precisa para tirar a donde le duele a la diva, Susana. Gasalla le cambia el signo a su vieja, la moldea para que no pierda nunca su carácter masivo; troca el autismo de la original por la conectividad total. Atrás quedó la morosidad anestesiada de la otra vieja.

La nueva está completamente farandulizada, pero no es cholula: por contraste con la abuela de la película, dominada por su clan, ahora domina vida y obra de las divas. Su antecesora estaba más allá del bien y del mal, Cora II aporta un vínculo apasionado con las "estrellas", fuerza el equívoco de la "rubia tarada", insiste sobre el punto que la otra no quiere tocar, mete el dedo en su llaga (su error de la semana) hasta hacerla pedir perdón, menos condescendiente que otros raccontos de "las perlas de Susana" para compilar sus gaffes.

La nueva Cora está hiper erotizada, algo que en su precursora aparecía sólo como una insinuación esporádica. Invitada al piso junto a Moria Casán (la semana pasada), redirecciona cada charla hacia el tema de los vibradores (modelos, tamaños y usos); pregunta sobre posiciones y frecuencia del coito, pide detalles a las divas sobre su lubricación.

La otra Cora nació como un testimonio del barrio. Era la representante de los chismes de pequeña escala, de los prejuicios sobre la divorciada -siempre "una prostituta"- o el hombre golpeador calificado como "un marido que se pone los pantalones". En Esperando la carroza, el chisme todavía tenía escala humana; su límite era la cuadra, con mucha suerte la manzana. Escuchar y ver a Cora significaba encontrarse con un cronista del suburbio, con la fuerza que da la primera persona realista, la palabra del que lo vivió. La vieja, que era un testimonio de muchas individualidades por separado, ahora se hizo tan colectiva como las nuevas imágenes de los públicos, no seres singulares sino "rating" o "encendido".

La vieja es atravesada por la locura informativa sobre farándula. Sus nuevos rasgos (control detallado sobre vida de famosos y duelos mediáticos, posición tomada sobre quién debería ganar el "Bailando…", inmensidad de data sobre quién sale con quién, sobre qué pasa en bambalinas del programa de Tinelli, resentimiento al hablar de cachets, cuyo monto maneja figura por figura) dan cuenta de la transformación vivida.

El chisme de consorcio corresponde a la vida de las "estrellas" que se casan, cuernean y litigan por la tele. En un formato de sketch más tradicional Susana debería entrevistar a Mamá Cora, como "ciudadana común", pero en el diván blanco charlan de igual a igual como doñas comadronas y famosas (todo junto), sacándole el cuero a la Tota y a Fernanda Vives como si hablaran de la viuda del 4° B.

El arte del retrato televisivo se plasma con precisión literaria. Sensible a su tiempo, capaz de modificar a su criatura para que sea cada década una nueva (bajo la misma piel), Gasalla construye a una vieja sin clan. No hay referencias a hijas, sobrinas o nietos, como antaño. La referencia mediática reemplaza al carácter barrial. Los límites del territorio pierden escala urbana. El foco de la vieja no es lo que haga la de al lado. Sin darnos demasiada cuenta fueron ampliándose los límites del barrio. El barrio, nos dice mamá Cora, queda en la tele.

{moscomment}

 

COLUMNISTAS

Hiper Show

"The last dance": para los fanáticos del básket y de Michael Jordan

Por: Redacción

El último baile o The last dance es una serie documental que se puede ver en la plataforma Netflix y que se enfoca en uno de los deportes más populares...

Crónicas + Desinformadas

He visto un lindo pajarito

Por: Cicco

Adopté, en plena pandemia, un hobbie nuevo: dar de comer a los pájaros. Parece una tontera pero, de algún modo, me tiene absorbido en su inmensa capacidad de crear tramas...

Opina Deporte

La protesta y el deporte

Por: Pablo Llonto

Vengan de donde vengan los gestos por la democratización del deporte son bienvenidos. Es que si hay dos ámbitos donde la democracia y el respeto por los Derechos Humanos encuentran...

Actualidad

Rubinstein: "Hay que reforzar la comunicación en las maneras para prevenir el Covid19…

Por: Redacción

Ayer otra vez en la Argentina se marcó un nuevo récord de fallecimientos por coronavirus. El país atraviesa el peor momento de la pandemia y se espera que durante el...

La Política

Un límite para Cristina, para Máximo y para Alberto Fernández también

Por: Luis Majul

Juntos por el Cambio discute ahora los límites que le quiere poner a la prepotencia del gobierno. Es decir: los límites a la vicepresidenta Cristina Fernández, a Máximo Kirchner y...

Actualidad

Quirós: "La curva de contagios en la ciudad está horizontalizada"

Por: Redacción

¿La pandemia del coronavirus está cerca del pico en Argentina? Es la pregunta que se hace la comunidad ante los datos sobre contagios y fallecidos diarios. En especial es el...

Libros y Lecturas

Poesía medieval italiana

Por: Juan Terranova

Lunes. Mis hijos tomando el sol del invierno en el balcón hablan sobre el coronavirus. Mi hijo de seis años dice: “Al final parece que no pasó nada, pero sí...

Crónicas + Desinformadas

El oro siempre vuelve

Por: Cicco

Una vez, años atrás, de visita en Turquía, fuimos con un amigo local al casamiento de otro turco. Fue todo lo contrario a las bodas occidentales: de día, nadie bailó...