TERMINA LA ESPERA: VUELVE LA SERIE 24
Mejor poné la CNN

24Por: Julián Gorodischer. Pese a que en la Argentina recién se estrena el próximo domingo (a las 22, por Fox), pude ver gracias a Internet (http://eztv.it) el primer episodio doble de la tan postergada temporada 7 de 24. Durante todo este año los fanáticos tuvimos que tolerar que fuera ésta la trama más perjudicada por la huelga de guionistas de 2007, lo que nos dejó literalmente sin temporada. Al menos los de Lost tuvieron una versión más corta y defectuosa de su fábula, pero nosotros nada. Para cualquier devoto el lunes fue un día importante.

En mi caso me reuní con otros seis devotos. El encuentro empezó con una pelea: reprochábamos al devoto encargado de bajar el material que hubiera comenzado unos minutos después de lo aconsejado para que el ritmo fuera fluido, sin las demoras que produce cada minuto en el que un nuevo devoto se adosa al conjunto. El encargado permaneció inmune a las críticas, y luego anunció muy teatralmente: “Que empiece el show”.

Lo que pasó fue raro. Todos sentimos lo mismo, aunque al principio lo negamos evitando hacer cualquier tipo de comentario despectivo: “No es 24”. A ninguno se le ocurrió decir: “Qué malo este capítulo”. La expectativa tan alta, la abstinencia, la insatisfacción por el hecho de que ningún relato de la tele nos colmara durante un año completo hizo que considerásemos al día 7 como la llegada del Mesías. El menos prudente de los devotos gritó cerca de los primeros 30 minutos: “Esta mierda no es 24”. Ninguno lo acompañó, y quedó aislado. 

¿Cuál es el problema del primer episodio, de dos horas, de la séptima temporada? Está pensado como una precuela del verdadero día que se narrará en la séptima, es decir, no forma parte de lo que será el conflicto central; es un anticipo que quema expectativa y no aporta nada que no hayamos conocido en películas clase B sobre golpes militares en algún confín del tercer mundo, es decir, no está la Unidad Anti Terrorista, no está el sonido de la cuenta regresiva que nos hiela la sangre y que todos los devotos tenemos como ringtone, es decir, ¿para qué este desabrido y falto de toda gracia primer plato?

Un devoto dijo durante la ceremonia, cuando ya era un hecho que no había vuelta atrás: “Primer error: que no haya terrorismo global, segundo error: esa mujer presidenta rechoncha que ni siquiera da Hillary es un calco de Laura Bush, totalmente extemporánea. Tercer error: la sequedad de Kiefer Sutherland”. Nunca la parquedad del personaje había sido sospechada de corresponder a un mal actor.

Sin aludir a la intriga, lo que se puede adelantar es que Jack Bauer está en un país de Africa especialmente golpeado por la guerra civil; allí, se produce un golpe militar que –no se entiende por qué- concita extraordinaria preocupación en el presidente saliente y la presidenta electa de los Estados Unidos. La contradicción inherente a Jack Bauer pasa aquí por si desaparecer como sólo él sabe hacerlo (ya que Estados Unidos quiere juzgarlo por uno de sus habituales “excesos”) o ponerse en riesgo para ayudar a la niñez desamparada. El ritmo moroso del mal cine testimonial de pronto endurece la atmósfera. 

Seguimos combatiendo el estupor con el juego de los reproches: “Cuarto error –siguió devoto polemista-: que sea un capítulo doble”. En eso coincido: la hora, en 24, es una unidad esencial. Cuando se terminó el decepcionante prólogo, todos pensamos que la ambigüedad es lo que vuelve antipática a la presidenta electa: sus precursores fueron genuflexos, corruptos o superhombres pero siempre en extremo y bien definidos, extrañándose particularmente al carismático presidente Palmer que interpretaba Dennis Haysbert. Todos fueron contrapesos imprescindibles para hacer brillar a Jack Bauer.

La primera presidenta es insípida, ni fu ni fa, una matrona cuyo arribo al Salón Oval es tan inverosímil como la conversión de Jack en misionero del Africa profunda. Mientras Obama en el mundo real alienta la épica del renacimiento de una nación, la nueva presidenta de 24 habla bajito y sin afectación. El devoto polemista bajó definitivamente el pulgar: “Poné la CNN por favor”.  

{moscomment}

COLUMNISTAS

Hiper Show

"The last dance": para los fanáticos del básket y de Michael Jordan

Por: Redacción

El último baile o The last dance es una serie documental que se puede ver en la plataforma Netflix y que se enfoca en uno de los deportes más populares...

Crónicas + Desinformadas

He visto un lindo pajarito

Por: Cicco

Adopté, en plena pandemia, un hobbie nuevo: dar de comer a los pájaros. Parece una tontera pero, de algún modo, me tiene absorbido en su inmensa capacidad de crear tramas...

Opina Deporte

La protesta y el deporte

Por: Pablo Llonto

Vengan de donde vengan los gestos por la democratización del deporte son bienvenidos. Es que si hay dos ámbitos donde la democracia y el respeto por los Derechos Humanos encuentran...

Actualidad

Rubinstein: "Hay que reforzar la comunicación en las maneras para prevenir el Covid19…

Por: Redacción

Ayer otra vez en la Argentina se marcó un nuevo récord de fallecimientos por coronavirus. El país atraviesa el peor momento de la pandemia y se espera que durante el...

La Política

Un límite para Cristina, para Máximo y para Alberto Fernández también

Por: Luis Majul

Juntos por el Cambio discute ahora los límites que le quiere poner a la prepotencia del gobierno. Es decir: los límites a la vicepresidenta Cristina Fernández, a Máximo Kirchner y...

Actualidad

Quirós: "La curva de contagios en la ciudad está horizontalizada"

Por: Redacción

¿La pandemia del coronavirus está cerca del pico en Argentina? Es la pregunta que se hace la comunidad ante los datos sobre contagios y fallecidos diarios. En especial es el...

Libros y Lecturas

Poesía medieval italiana

Por: Juan Terranova

Lunes. Mis hijos tomando el sol del invierno en el balcón hablan sobre el coronavirus. Mi hijo de seis años dice: “Al final parece que no pasó nada, pero sí...

Crónicas + Desinformadas

El oro siempre vuelve

Por: Cicco

Una vez, años atrás, de visita en Turquía, fuimos con un amigo local al casamiento de otro turco. Fue todo lo contrario a las bodas occidentales: de día, nadie bailó...