adele

Por Cicco. Habrás visto algún concierto este año, me imagino. Vino tanta gente, habrás pescado alguno, queremos creer. Pero, ¿realmente viste el concierto? Sí, claro, lo has presenciado más lejos o más cerca, depende de tu poder adquisitivo. Sin embargo, y aún así, ¿viste algo del concierto o sólo te tragaste el show?

 

A decir verdad, cuando uno va a ver un recital, ve -son prácticamente sinónimos-, un show. Y un show tiene toda una serie de ingredientes singulares. Alguien ha montado las luces. El vestuario. La escenografía como si fuera una obra teatral. Los músicos suelen estar bañados de un aura particular. Para meterle garra a las partes más emotivas, se sacuden, un poco, confesémoslo, por demás para que usted también se sacuda. Todo eso es parte del show. Se lo montan para que usted sienta que pagó una entrada que valió la pena pagar.

En fin, usted ve el show pero, en verdad, no ve la banda. La banda se le esconde detrás de todo ese baile de luces y maquillaje. Se pierde en la mística del asunto.

Descubrí que, aún cuando fui a cientos de recitales a lo largo de mi vida, jamás había visto una banda en vivo hasta que, mire cómo son las cosas, ví la serie de Tiny Desk Concerts en youtube, que vendría ser algo como: Conciertos del Escritorcito. Duran poco más de 15 minutos y las bandas invitadas tocan en un living minúsculos, con bibliotecas detrás, discos apilados y, en verdad, no mucho lugar ni siquiera para afinar la guitarra. Toda esa supuesta incomodidad, le da a los conciertos del escritorcito, un aire familiar asombroso. En esos recitales, realmente uno ve el concierto. Los músicos van a cara lavada. Transpiran. La pifian. Se ríen. Tienen granos. Está todo tan cerca que uno, por momentos, siente el verdadero lugar de donde sale la música: sólo una suma de tipos que aman lo que hacen y tocan con el corazón.

El hallazgo de Tiny Desk Concerts es el hallazgo de las cosas sencillas. Llevar, en tiempos de megashows millonarios, toda la música al lugar de donde nunca debió salir: los músicos.

Por si fuera poco, los productores tienen un gusto monumental en la elección de los artistas. Podés ver desde a Adele y Tom Jones hasta el barbudo de Iron and Wine, y la boca torcida de Bill Callahan. Desde los Cranberries, ya entrados en años, hasta un rappero maravilloso llamado Gyptian, cantando en una sillita con una guitarra de acompañamiento. ¿Hace falta algo más para hacer y ver buena música? Nah.

SECCIONES

Crónicas + Desinformadas

¡Basta de selfies de mascotas!

Por: Cicco

A la ola de selfies domésticas en tiempos de cuarentena y bodrio encerrado, se le suman ahora las fotos de mascotas en todas sus poses y estados anímicos, 24hs full...

Opina Deporte

Hablar sencillo

Por: Pablo Llonto

Ahora que vuelven los entrenamientos, es decir ahora que tendremos un cambalache de palabras y latiguillos que están a punto de cumplir cien años (¿vieron que la mayoría de los...

Actualidad

Rubinstein: "Es necesaria una comunicación más proactiva de la prevención"

Por: Redacción

El ex ministro de Salud, Adolfo Rubinstein, sostuvo ayer en un extenso hilo de Twitter su mirada crítica sobre el accionar del Gobierno frente a la pandemia: "Si algo aprendimos...

Actualidad

Brandoni: "La sociedad se ha comportado de manera magnífica ante la pandemia"

Por: Redacción

Hoy en la emisión de La Cornisa TV por La Nación Más, Luis Majul entrevistó a Luis Brandoni. El popular y destacado actor en un mano a mano con el...

Libros y Lecturas

Lugones una vez más

Por: Juan Terranova

Lunes. David Lynch es de capricornio a 30 grados. Lo acabo de googlear. Era evidente. See the job. Do the job. Stay out of misery.

Actualidad

¿Qué aprobación tienen los principales referentes políticos en el contexto de pandemia?

Por: Redacción

Hace más de cuatro meses que la pandemia ha determinado en el país un escenario de crisis y emergencia. En ese contexto algunos temas han quedado superados por otros, y...

Mundo Cine

La santísima trinidad del cine político en el siglo XXI (Parte 1)

Por: Javier Porta Fouz

Hay gente que afirma que el cine de estos últimos años tiende a eludir enfrentarse a su tiempo, a sus problemas, a sus encrucijadas políticas y de otros órdenes, que...

Hiper Show

"The last dance": para los fanáticos del básket y de Michael Jordan

Por: Redacción

El último baile o The last dance es una serie documental que se puede ver en la plataforma Netflix y que se enfoca en uno de los deportes más populares...