boliche amable

Por Cicco. Durante mi juventud, como seguramente la suya también, padecía el boliche. Dejé buena parte de mi dinero en tragos tobaras, gasté mis mejores comentarios en sitios donde no se escuchaba un pomo, y en fin, la pasé como el reverendo disco. Ahora, mi hija tiene 16 y vuelta a empezar la historia: “Papá”, dice, “a nadie le gusta ir al boliche pero no hay otro lugar adonde salir”. Pasaron 20 años y las discos siguen igual: explotadoras, enfermizas, incomprensibles. Pero esto, mis amigos, llegó a su fin.

 

¿Dije “el boliche llegó a su fin” en la frase anterior? Lo dije. Me hago cargo. Todo este punto de inflexión se dará gracias a una idea que tardé años en amasar. Si la hubiera tenido antes, me hubiese ahorrado sábados de sudor y lágrimas en antros de mala muerte al que todo el mundo llamaba boliche de onda.

Mi proyecto, flamante y flameante, trata de una cadena de discos, a la que llamo Amable. Y paso a contarle de qué se trata. A ver si le gusta el asunto y decide desembolsar millones en esta estrategia para enterrar el boliche canuto para siempre junto a toda la manga de dueños explotadores de adolescentes.

Una advertencia antes de seguir: Esta no es otra columna donde hablo idioteces y se supone que usted debe reírse de lo que escribo. Acá vamos en serio.

Para empezar, la disco Amable tiene sectores donde, mire qué cosa, la gente puede escucharse entre ellos. La música en esas áreas está atenuada, y las luces son cálidas, tranquis, casi románticas. Uno puede reconocer al otro, si vuelve a citarlo un miércoles por la tarde y no llevarse un chasco que deberá aguantarse y pagarle la cuenta.

Luego, está el staff, un grupo de expertos en relaciones sociales, cuya misión es que nadie quede solo. Cuando ven alguien cabizbajo, replegado en un rincón, preso de un ataque de miedo escénico, ellos le hablan, le presentan gente, lo invitan a tomar algo. En fin, le levantan el ánimo.

Ah, hablando de tomar: en las discos Amable, lo siento mucho por usted, pero no se vende alcohol. Habrá visto cómo cada vez que tomó una decisión de la cual se arrepintió tal vez toda su vida, estuvo regada con alcohol. Así que no queremos que se arrepienta aquí. Y tampoco queremos que en el boliche la pase tan mal que su mejor recurso sea ponerse de la gorra con Fernet. Es sábado, mis amigos, se supone que uno elige un lugar donde naturalmente dé rienda suelta a la algarabía pisoteada durante la semana.

Entonces, recapitulemos, alcohol cero, espacios para sociabilizar, staff que integra a los invitados. Copado, ¿no?
Me queda un aspecto importante por contarles. En la disco Amable no hay ropa. Es decir, no es que van a ir desnudos. No, señor. La idea aquí es que al llegar a la puerta, habrá vestuarios donde cada uno se pondrá unos mamelucos del mismo color. ¿Socialismo de boliche?, dirá. Nah. Se trata de uniformar la superficie para q conocer el interior. ¿Una utopía? ¿Un sueño demente? Tal vez. Pero no me diga que no vale la pena el intento.

En esta disco, por fuera, todos iguales. Y si alguien se pone a bailar arriba del parlante, el staff lo baja de un hondazo.
La música será bailable pero no enloquecedora. Habrá espacios verdes donde la gente puede recibir sesiones de meditación, reiki y demás. Y habrá sectores con juegos de mesa, y pool, y dardos. El objetivo es unir.

Es increíble cómo la humanidad cada año trae un modelo de celular más moderno que el otro, avanza a pasos agigantados en energías alternativas, física, astronomía, biología y demás, y pasan las décadas y sigue mandando a sus jóvenes a que un boliche, semana tras semana, se lleve lo mejor de sus neuronas.

Yo soy un convencido: no es una crisis de educación lo que lleva a un país al desbarranco. No es un bajón en los valores éticos y morales. Es seguir dejando la noche y la diversión en manos de papanatas buenos para nada. Pero, señores, esto se acabó.

Nota al pie: Para inversiones, sponsoreos y colaboraciones desinteresadas en la cadena de discos Amable, por favor contactar al editor de esta página. Aceptamos Patacones, monedas fuera de circulación y billetes de Monopoly.

SECCIONES

Actualidad

Rubinstein: "Es necesaria una comunicación más proactiva de la prevención"

Por: Redacción

El ex ministro de Salud, Adolfo Rubinstein, sostuvo ayer en un extenso hilo de Twitter su mirada crítica sobre el accionar del Gobierno frente a la pandemia: "Si algo aprendimos...

Actualidad

Brandoni: "La sociedad se ha comportado de manera magnífica ante la pandemia"

Por: Redacción

Hoy en la emisión de La Cornisa TV por La Nación Más, Luis Majul entrevistó a Luis Brandoni. El popular y destacado actor en un mano a mano con el...

Libros y Lecturas

Lugones una vez más

Por: Juan Terranova

Lunes. David Lynch es de capricornio a 30 grados. Lo acabo de googlear. Era evidente. See the job. Do the job. Stay out of misery.

Actualidad

¿Qué aprobación tienen los principales referentes políticos en el contexto de pandemia?

Por: Redacción

Hace más de cuatro meses que la pandemia ha determinado en el país un escenario de crisis y emergencia. En ese contexto algunos temas han quedado superados por otros, y...

Mundo Cine

La santísima trinidad del cine político en el siglo XXI (Parte 1)

Por: Javier Porta Fouz

Hay gente que afirma que el cine de estos últimos años tiende a eludir enfrentarse a su tiempo, a sus problemas, a sus encrucijadas políticas y de otros órdenes, que...

Hiper Show

"The last dance": para los fanáticos del básket y de Michael Jordan

Por: Redacción

El último baile o The last dance es una serie documental que se puede ver en la plataforma Netflix y que se enfoca en uno de los deportes más populares...

Crónicas + Desinformadas

He visto un lindo pajarito

Por: Cicco

Adopté, en plena pandemia, un hobbie nuevo: dar de comer a los pájaros. Parece una tontera pero, de algún modo, me tiene absorbido en su inmensa capacidad de crear tramas...

Opina Deporte

La protesta y el deporte

Por: Pablo Llonto

Vengan de donde vengan los gestos por la democratización del deporte son bienvenidos. Es que si hay dos ámbitos donde la democracia y el respeto por los Derechos Humanos encuentran...