primavera en la ciudad

Por Cicco. Pensaba escribir este texto un mes atrás en los albores primaverales. Entonces, sí, hubiese sido un asunto actual y urgente. Pero ha pasado un mes, y no sé donde tuve la cabeza que recién hoy resuelvo aportar esta reflexión única, imperdible, y tan profunda que no hay que mirarla muy de cerca para no caerse adentro.

Ay, la primavera, naranjo en flor, rosas rosadas, palitos ortegas. Hasta los parajitos cantan mejor en primavera. Los viejitos parecen más sabios. Las mujeres más bellas. Y los asaltantes de banco parecen con un mejor bronceado. Y todo, gracias al milagro de la primavera soñada, inspirada y evocada por los poetas más que porro en músico de reggae.

Uno que se cree, estoico, firme y lleno de sólidos principios y convicciones. Uno que, ante el primer atropello advierte: “No, jamás haría esto. En esto no voy a transgredir”. En fin. Uno se cree muy sólido pero qué le vamos a hacer: llega la primavera y todo lo cambia. Todo renace. Y se llena, de pronto, de un aire navideño donde el hombre siente que todo es posible incluso comer almendra y turrones con 30º de calor como si fuera lo más natural del mundo.

Pero claro: si alguien le estornuda en pleno invierno, usted pondría el grito en el cielo. Pero en primavera, sus engranajes cambian, el software del bocho se transforma, su aparato reproductor comienza a bombear un sinfín de escenarios favorables, y uno se siente guachi guau. Y cuando uno se siente guachi guau es capaz de perdonar hasta el ladrón que acaba de robarle la billetera en el bondi: “Pobre hombre”, se dirá, primaveralmente piadoso, y exhortando al resto de los pasajeros que también aporte para la causa, “tal vez está enamorado y necesita pagar el hotel alojamiento a su amada”.

Es por eso que, en contrapartida, en países nórdicos donde la primavera es una cargada –dije cargada eh, no cagada, ojo-. Un airecito templado que equivale a nuestro otoño. Es, en esos países donde la gente empina tanto el codo. Donde, a pesar de albergar a las naciones más limpias, más seguras y más ordenadas del planeta, el índice de suicidio escala por las nubes –y sí, allá hay siempre nubes-. El invierno los abate en el abatimiento de los abatidos. Son bichos guardados, los que viven allá arriba. De costumbres de cuevita. Temerosos. Encascaronados. Sin sol, el hombre no florece. Y el palito ortega se seca.

En la ciudad también es duro, incluso en esta época tan linda. Pues, aún en la primavera y el verano, rodeados de asfalto y bocineo a toda hora, la única diferencia con otras épocas del año es esta: hace más calor. Pero del naranjo en flor, de las rosas rosadas, y los palitos ortegas, ni noticia.

A pesar del rodeo edilicio infernal, la primavera se las arregla, como puede, para colarse: se respira en el aire, ahora más húmedo, más amable. Los que viven en el Norte del mundo, tiritantes y azules de tanto invierno ingrato, nos reconocen por nuestra famosa sangre caliente latina. La sangre caliente no existe. Si ellos tuvieran una primavera más primaveral, sus vidas, su música, y su torrente sanguíneo también cambiarían de temperatura.

La queremos a la primavera. Nos queremos más en primavera. Estamos convencidos de que, la primavera es al año como el sábado a la semana: una oportunidad única, breve e irrepetible donde se abre la temporada de caza. Es un perfume que capta el lóbulo ese que capta estas cosas, y nos pone en acción. Una señal que nos envía la naturaleza para que saquemos nuestra mejor flor antes que venga el abejorro.

COLUMNISTAS

Actualidad

¿Qué aprobación tienen los principales referentes políticos en el contexto de pandemia?

Por: Redacción

Hace más de cuatro meses que la pandemia ha determinado en el país un escenario de crisis y emergencia. En ese contexto algunos temas han quedado superados por otros, y...

Mundo Cine

La santísima trinidad del cine político en el siglo XXI (Parte 1)

Por: Javier Porta Fouz

Hay gente que afirma que el cine de estos últimos años tiende a eludir enfrentarse a su tiempo, a sus problemas, a sus encrucijadas políticas y de otros órdenes, que...

Hiper Show

"The last dance": para los fanáticos del básket y de Michael Jordan

Por: Redacción

El último baile o The last dance es una serie documental que se puede ver en la plataforma Netflix y que se enfoca en uno de los deportes más populares...

Crónicas + Desinformadas

He visto un lindo pajarito

Por: Cicco

Adopté, en plena pandemia, un hobbie nuevo: dar de comer a los pájaros. Parece una tontera pero, de algún modo, me tiene absorbido en su inmensa capacidad de crear tramas...

Opina Deporte

La protesta y el deporte

Por: Pablo Llonto

Vengan de donde vengan los gestos por la democratización del deporte son bienvenidos. Es que si hay dos ámbitos donde la democracia y el respeto por los Derechos Humanos encuentran...

Actualidad

Rubinstein: "Hay que reforzar la comunicación en las maneras para prevenir el Covid19…

Por: Redacción

Ayer otra vez en la Argentina se marcó un nuevo récord de fallecimientos por coronavirus. El país atraviesa el peor momento de la pandemia y se espera que durante el...

La Política

Un límite para Cristina, para Máximo y para Alberto Fernández también

Por: Luis Majul

Juntos por el Cambio discute ahora los límites que le quiere poner a la prepotencia del gobierno. Es decir: los límites a la vicepresidenta Cristina Fernández, a Máximo Kirchner y...

Actualidad

Quirós: "La curva de contagios en la ciudad está horizontalizada"

Por: Redacción

¿La pandemia del coronavirus está cerca del pico en Argentina? Es la pregunta que se hace la comunidad ante los datos sobre contagios y fallecidos diarios. En especial es el...