liberarte

Por Cicco. Necrológicas, hay por todas partes. Gente, muere todo el tiempo, con más o menos poder para garantizarse un espacio final en los periódicos. Lo que se ve pocos son necrológicas de lugares. Pero con la muerte de Liberarte, último videoclub de culto de Buenos Aires, hay que hacer la excepción.

 

Veintisiete años de vida tuvo este local en Av. Corrientes 1555, escaleras arriba, al fondo de la librería. Lo abrió el Partido Comunista, como centro cultural, y lo acaban de cerrar porque, con la piratería surcando la web, tener un video, como bien sabrá, es como el comunismo: se oxida.

Pero Liberarte era mucho más que un video club: era una usina de cine. Los dueños lo llamaban videoteca, para separarse de la competencia –tenía casi 15 mil títulos, suficientes para sentirse grosos-. Allí había talleres, obras de teatro y si uno quería seguir informándose, la librería traía buenos títulos sobre el séptimo arte. Cada dos por tres, te cruzabas un periodista de cine –y otros colegas amigos de la casa como el gran Carlitos Dutil, de policiales, íntimo de los encargados, o Jorge Carnevale, el más lúcido de los críticos del rubro-. Pasaban también, directores extranjeros, productores y actores, pero esos, nunca los ví.

Conocí Liberarte unos quince años atrás, me llevó un amigo editor de Revista Noticias, Silvio Santamarina. Me llevó prácticamente de la mano, cual nene que va a debutar. “Vos querés saber de cine”, dijo Silvio, canchero. “Yo te voy a mostrar”. Él sabía mucho del tema. Pero mucho. Ese primer día, no sólo debuté con Liberarte. Además, me hice socio –debo tener el carnet, roto, en alguna parte-. La redacción de Noticias, donde trabajábamos con Silvio, quedaba pocas cuadras de ahí. Así que los viernes, al salir, se transformó en rito: ir a Liberarte y llevar, mínimo, tres películas –si tenías abono, te cobraban por el fin de semana como si fuera alquiler 24 hs-. Él sacaba películas ocultas y exquisitas, mientras yo iba plantando los cimientos de los clásicos: Hitchcock, Truffaut, Chaplin, Los Hermanos Marx, John Huston.

Cuando mi amigo Silvio, dejó de trabajar en la revista, recurrí a la recomendación de los dueños: tenían esa cara larga del que conoce más que uno, y además yo los veía altos y circunspectos –además, yo siempre fui petiso-, pero siempre aportaban algun consejo como quien arroja migas a las palomas.

Durante diez años donde me empapé en las aguas de Liberarte veía cine, cual soldado: con disciplina. Gracias a la videoteca porteña por excelencia, conocí las obras asesinas y silenciosas de Takeshi Kitano, el cine alucinado de Luis Buñuel, rastreé las primeras de Roman Polanski y de Francis Ford Coppola, me ví todo Jim Jarmush que lo pintaban como un fenómeno, y pude alquilarme completita la filmografía del gran Brian de Palma, el nuevo Hitchcock.

Liberarte era el equivalente de un tenedor libre para un gordo. Uno podía servirse y probar platos nuevos. Un día me hice el culto y quise degustar caviar: me ví las pelis más emblemáticas de Goddard y de Greenaway, y luego alquilé el clásico Blow up, de Antonioni. Y con todos ellos me sucedió lo mismo que cuando leí, también soldado y disciplinado, el Ulises de Joyce: me embodrié –tampoco me gustó el caviar, ojo-. Pero qué importaba: los viernes eran día de fiesta. Y llegar a Liberarte, sabiendo que tenías crédito en el abono era una sensación de aire fresco, de descubrimiento inminente en medio del sopor de Buenos Aires. Además, los dueños siempre traían material nuevo. Eran ninfómanos del cine. Y cada semana había dando vueltas directores iraníes o coreanos floreados por la crítica. Si no los veías, tenías la impresión de que te perdías de algo clave. Liberarte te abría la cabeza.

Lo que aprendí de cine allí, no lo aprendí más. Ningún video club. Ningún amigo cinéfilo. Ninguna página web, me aportó tanto como Liberarte. Que en paz descanse. Cada vez que pase por la puerta, le dejaré una flor en su memoria. Y rezaremos junto a sus 29939 socios para que sus películas sigan disponibles para la ciiudad. Siempre actuales. Siempre vivas. Tal vez cuando sea viejo, lo entienda a Goddard.

SECCIONES

Actualidad

Estol: "Un estudio confirmó que los tapabocas bien usados son efectivos para prevenir…

Por: Redacción

Ayer en Argentina se sumaron 7043 nuevos contagios de coronavirus, y el dato refleja que la curva de casos se mantiene en ascenso. ¿Cómo se debe evaluar la situación ante...

Crónicas + Desinformadas

¡Basta de selfies de mascotas!

Por: Cicco

A la ola de selfies domésticas en tiempos de cuarentena y bodrio encerrado, se le suman ahora las fotos de mascotas en todas sus poses y estados anímicos, 24hs full...

Opina Deporte

Hablar sencillo

Por: Pablo Llonto

Ahora que vuelven los entrenamientos, es decir ahora que tendremos un cambalache de palabras y latiguillos que están a punto de cumplir cien años (¿vieron que la mayoría de los...

Actualidad

Rubinstein: "Es necesaria una comunicación más proactiva de la prevención"

Por: Redacción

El ex ministro de Salud, Adolfo Rubinstein, sostuvo ayer en un extenso hilo de Twitter su mirada crítica sobre el accionar del Gobierno frente a la pandemia: "Si algo aprendimos...

Actualidad

Brandoni: "La sociedad se ha comportado de manera magnífica ante la pandemia"

Por: Redacción

Hoy en la emisión de La Cornisa TV por La Nación Más, Luis Majul entrevistó a Luis Brandoni. El popular y destacado actor en un mano a mano con el...

Libros y Lecturas

Lugones una vez más

Por: Juan Terranova

Lunes. David Lynch es de capricornio a 30 grados. Lo acabo de googlear. Era evidente. See the job. Do the job. Stay out of misery.

Actualidad

¿Qué aprobación tienen los principales referentes políticos en el contexto de pandemia?

Por: Redacción

Hace más de cuatro meses que la pandemia ha determinado en el país un escenario de crisis y emergencia. En ese contexto algunos temas han quedado superados por otros, y...

Mundo Cine

La santísima trinidad del cine político en el siglo XXI (Parte 1)

Por: Javier Porta Fouz

Hay gente que afirma que el cine de estos últimos años tiende a eludir enfrentarse a su tiempo, a sus problemas, a sus encrucijadas políticas y de otros órdenes, que...