caranchos

Por Cicco. Apenas se enteró de los hechos, el secretario de seguridad Sergio Berni, salió a defender al gendarme de civil que se arrojó al auto para fingir un accidente. El episodio pobló los medios. Y se dijo fue un comportamiento, típicamente de carancho. En este espacio, no nos interesa saber si el gendarme ejercía el deber o buscaba algo más. Si era parte de su actividad. O era cosa suya. Aquí apuntamos a otro asunto: queremos salir en defensa del propio carancho. El bicho.

Se cree que en una novela de Benito Lynch se popularizó el término para asociar a gente jodida con caranchos, dado su actictud carroñera. Sin embargo, los aborígenes los adoraban: para algunas tribus, el ave era mágico, heroico, poderoso. Se vestían con sus plumas. Las empleaban en ceremonias. Las hacían polvo y las mandaban al buche.

En la ciudad, si mira bien, verá caranchos prendidos de las antenas o en las terrazas, vigilantes y atentos al morfi. Las otras especies le tiran la bronca porque los acusan de quedarse con huevos ajenos. Cuánta mala prensa le hacen al pobre bicho.

En mi pueblo, no es frecuente cruzarse con caranchos. Abundan, en cambio, los chimangos, más pequeños y no tan coloridos, que también tienen mala fama, como si fuera ave de segunda mano. De ahí el dicho: “no gastes pólvora en chimangos”.

Encuentra uno caranchos a la vera de la ruta. Siempre en pareja. Siempre fieles –son monógamos de por vida-. Siempre bichos de hogar –pueden usar el mismo nido por años-. Siempre majestuosos. Sombrerito negro, pico anaranjado, collar de lunares, la mirada clavada en el horizonte. Bicho paciente, el carancho. Puede pasar horas y horas sin probar bocado, meta esperar. Y ni un graznido de queja. Los expertos, hablan maravillas de su facilidad para adaptarse y apenas señalan, al pasar, su diseño descuidado de los nidos. Le pondrá plumitas en el interior para dar más calor de hogar, pero, como constructor, el carancho, es flojo. Su fuerte, es otro.

Una semana atrás, fui en bicicleta a comprar lonas, ocho kilómetros hasta la ruta 205. El local, queda en calle de tierra, en zona de quintas a la vera del asfalto. Primero sentí olor a desomposición y luego ví, junto a una montaña de perro arrollado, al esplendoroso carancho. Iba solo. Podrás subestimarlo, a bordo del auto, como un lunar de plumas en la postal del paisaje rutero. Pero subido a la bici, cara a cara, el carancho es un bicho potente –las hembras miden hasta 60 centímetros, pesan un kilo y medio aunque, en vivo todo eso, parece el doble-. El carancho tiene más presencia que cinco agentes de Berni armados hasta los dientes. Pero, claro, como todo bicho y a pesar de la jerga donde se lo asocia a conductas de estafa, el carancho es un ave con códigos. Yo sabía que el carancho estaba a punto de almorzar, pero, muy discreto y ceremonial, cuando me vio con la bici se apartó al vuelo y esperó a que pasara. Ni un drama. Luego, lo ví a mis espaldas, volvió a lo suyo. Tranqui.

Cuánto tenemos para aprender de los bichos. Y lo mal que hacemos cuando le colgamos etiquetas que se emparentan con nuestro lado más oscuro. Pase por detrás de un comensal de pie en Pizzería Banchero, y no sólo no dejará su porción de muza, sino que, si se acerca lo suficiente, primero lo medirá y luego le clavará el cuchillo en la glotis: a un hombre comiendo no se lo merodea, no se lo interrumpe. En fin, no se lo jode.

Qué carancho ni qué carancho. Llámenlo Caracara plancus, de la familia de los falconidaes. Su denominación científica. Y al otro, al de dos patas, llámenlo por su verdadero nombre: estafador. Esos sí que se multiplican. Y, como mínimo, hay que tirarle con gomera.

COLUMNISTAS

Actualidad

¿Qué aprobación tienen los principales referentes políticos en el contexto de pandemia?

Por: Redacción

Hace más de cuatro meses que la pandemia ha determinado en el país un escenario de crisis y emergencia. En ese contexto algunos temas han quedado superados por otros, y...

Mundo Cine

La santísima trinidad del cine político en el siglo XXI (Parte 1)

Por: Javier Porta Fouz

Hay gente que afirma que el cine de estos últimos años tiende a eludir enfrentarse a su tiempo, a sus problemas, a sus encrucijadas políticas y de otros órdenes, que...

Hiper Show

"The last dance": para los fanáticos del básket y de Michael Jordan

Por: Redacción

El último baile o The last dance es una serie documental que se puede ver en la plataforma Netflix y que se enfoca en uno de los deportes más populares...

Crónicas + Desinformadas

He visto un lindo pajarito

Por: Cicco

Adopté, en plena pandemia, un hobbie nuevo: dar de comer a los pájaros. Parece una tontera pero, de algún modo, me tiene absorbido en su inmensa capacidad de crear tramas...

Opina Deporte

La protesta y el deporte

Por: Pablo Llonto

Vengan de donde vengan los gestos por la democratización del deporte son bienvenidos. Es que si hay dos ámbitos donde la democracia y el respeto por los Derechos Humanos encuentran...

Actualidad

Rubinstein: "Hay que reforzar la comunicación en las maneras para prevenir el Covid19…

Por: Redacción

Ayer otra vez en la Argentina se marcó un nuevo récord de fallecimientos por coronavirus. El país atraviesa el peor momento de la pandemia y se espera que durante el...

La Política

Un límite para Cristina, para Máximo y para Alberto Fernández también

Por: Luis Majul

Juntos por el Cambio discute ahora los límites que le quiere poner a la prepotencia del gobierno. Es decir: los límites a la vicepresidenta Cristina Fernández, a Máximo Kirchner y...

Actualidad

Quirós: "La curva de contagios en la ciudad está horizontalizada"

Por: Redacción

¿La pandemia del coronavirus está cerca del pico en Argentina? Es la pregunta que se hace la comunidad ante los datos sobre contagios y fallecidos diarios. En especial es el...