armas y balas

Por Cicco. Tanto tiroteo. Tanto secuestro express y balacera que termina en tragedia. Tanta violencia acelerada y campaña para formar más polis, y nadie, qué locura, se hace la pregunta clave: ¿de dónde vienen las balas que no están matando?

 

Siempre que se da una escalada de violencia, tarde o temprano aparece una campaña de desamarmentización. En la Argentina, data del 2007. Si uno va ahora mismo a un puesto del RENAR –hay en todas las provincias- y entrega su pistola le dan, como mínimo, 500 pesos hasta un tope de 2000 para armas de grueso calibre. Por cada bala, recibe entre 25 y 50 centavos. En diez años –incluyen operativos antes de lanzarse la campaña-, destruyeron más de 272 mil armas. En Mar del Plata, por ejemplo, un verano a los niños que llegaron con armas de juguete, les permitían destruirlas en la misma prensa hidráulica que emplea el RENAR con las pistolas verdaderas. Y les daban, así decían, “un juguete que simboliza la paz”.

Sólo dos años atrás, se destruyeron en un paraje en Córdoba 160.531 armas, algunas de ellas confiscadas en operativos y otras entregadas como parte del plan voluntario de desarme. Además de destruir las armas, el Estado enterró y detonó 1.495.383 municiones.

A veces, sólo se apela a la conciencia de los portadores para que etreguen sus armas. A veces, se consruyen monolitos por la paz con las pistolas fundidas. A veces, les dan algo a cambio. Sin embargo, mal que les pese a los generadores de campañas, siempre sale el tiro por la culata. Los índices de violencia siguen por las nubes. Y gente de todas las edades tien cada vez más fácil acceso a un arma y a salir a matar. Matar es sencillo. Lo hacen en las películas. Lo alientan los músicos. Y los videogames. Con un país armado hasta los dientes, no hay mucha campaña, en apariencia, por contrarrestar la tendencia. Todo están armados, ok. Pero, ¿qué sucede con las municiones? Si no se pueden quitar las armas, al menos, que se frene la producción de balas.

A las armas no las carga el diablo. Las carga, en la Argentina, Fabraciones Militares. Su producción dos años atrás fue la más alta en 30 años. Se supone que todas las muninciones producidas allí, van a las fuerzas de seguridad del Estado. Se supone. La investigación de eso, excede esta columna.

Así como existen documentos, patentes y filigranas de autenticidad hasta en las entradas de teatro que nos dice de dónde viene cada cosa, ¿por qué no se hace lo mismo con las balas? Basta de balas anónimas circulando por las calles. Cada bala debería llevar, por ley, la fábrica donde se hizo y la identidad de quien la adquirió. No más balas sin nombre. No más municiones sin responsables metiendo miedo y facilitando las cosas a los criminales. De ahora en más, una bala, una firma. Y se verá quién es el primero en atreverse a apretar el gatillo.

SECCIONES

Actualidad

Rubinstein: "Es necesaria una comunicación más proactiva de la prevención"

Por: Redacción

El ex ministro de Salud, Adolfo Rubinstein, sostuvo ayer en un extenso hilo de Twitter su mirada crítica sobre el accionar del Gobierno frente a la pandemia: "Si algo aprendimos...

Actualidad

Brandoni: "La sociedad se ha comportado de manera magnífica ante la pandemia"

Por: Redacción

Hoy en la emisión de La Cornisa TV por La Nación Más, Luis Majul entrevistó a Luis Brandoni. El popular y destacado actor en un mano a mano con el...

Libros y Lecturas

Lugones una vez más

Por: Juan Terranova

Lunes. David Lynch es de capricornio a 30 grados. Lo acabo de googlear. Era evidente. See the job. Do the job. Stay out of misery.

Actualidad

¿Qué aprobación tienen los principales referentes políticos en el contexto de pandemia?

Por: Redacción

Hace más de cuatro meses que la pandemia ha determinado en el país un escenario de crisis y emergencia. En ese contexto algunos temas han quedado superados por otros, y...

Mundo Cine

La santísima trinidad del cine político en el siglo XXI (Parte 1)

Por: Javier Porta Fouz

Hay gente que afirma que el cine de estos últimos años tiende a eludir enfrentarse a su tiempo, a sus problemas, a sus encrucijadas políticas y de otros órdenes, que...

Hiper Show

"The last dance": para los fanáticos del básket y de Michael Jordan

Por: Redacción

El último baile o The last dance es una serie documental que se puede ver en la plataforma Netflix y que se enfoca en uno de los deportes más populares...

Crónicas + Desinformadas

He visto un lindo pajarito

Por: Cicco

Adopté, en plena pandemia, un hobbie nuevo: dar de comer a los pájaros. Parece una tontera pero, de algún modo, me tiene absorbido en su inmensa capacidad de crear tramas...

Opina Deporte

La protesta y el deporte

Por: Pablo Llonto

Vengan de donde vengan los gestos por la democratización del deporte son bienvenidos. Es que si hay dos ámbitos donde la democracia y el respeto por los Derechos Humanos encuentran...