cara

Por Cicco. A la rutina, hay que eludirla. Romperla. Sacudirla. Ofrecerle esperanza de vacaciones, para que agobie menos. A la rutina, hay que darle la espalda. Soportarla con piloto automático. Tomársela con soda. Tal como está planteado el mundo, rutina equivale a deber y bodrio. Cosa de locos: el 99% de nuestra vida es rutina. Y uno no hace más que agachar la cabeza y aguardar a que ese 1% llegue pronto.

 

No voy a cansarlo contándole cómo decidí, ocho años atrás, dejar la ciudad y mudarme a un pueblo. Hablamos ya de eso, en otra columna. Pero: lo mío no era revolucionar la rutina. Era cambiarla por otra.

Esta vida, Hollywood, los medios, las publicidades de autos y vino espumante, tienden la trampa y uno derrapa. Ellas, todas, señalan lo mismo: innová, explorá, aventurate, empedate, revolucioná, hacé un trío, trepá montañas, date sacudón de adrenalina. Pero el lunes, tempranito, no lo olvides, volvé a tu rutina espantosa. A tu matrimonio agotado. A tu trabajo de perros. Al bondi de las ocho. Volvé a fumarte ese tufo agobiante que es tu destino. Así son las reglas del juego. Desfavorable. Desequilibrado. Injusto. La rutina se la toma como una institución: todo el mundo la detesta. Pero nadie la discute.

Uno acepta el peor de los contratos. 99% de calvario a cambio de 1% de pico de placer. Y así gira el mundo. Se puede ver en las caras. El peso descomunal de la rutina mal llevada. Señoras y señores a la espera de esa porción minúscula donde la rutina se interrumpe y se respira un aire fresco y prometedor desgraciadamente breve. La aventura viene en paquete chico. El respiro, en la sintaxis de la existencia, es mero paréntesis.

A la gente se la conveció que la vida no es bella. Como máximo, bellas, las vacaciones. Y hasta ahí nomás. Bello, liberador, el happy hour. La cena con amigos. La escapada con amante. El revoleo favorable del azar. No mucho más.

Tanto reclamo salarial, donde se pide ajuste inflacionario. Tanto piquete en pos de mejora laboral. Negociación con fondo buitre. Y nada se habla de la rutina. Nadie dice ni mu. La rutina se mira y no se toca. Se la traga, todas las mañanas, untada con el pan. Se la digiere, lento, en el bondi.

Se aguarda a que baje en la oficina, a lo largo del día. Se ve la esperanza, lábil, escurrirse el fin de semana. Y uno vuelve el lunes repitiéndose a sí mismo, a los amigos, en famila: “Hay que romper la rutina”. Y resulta que, al final, la rutina termina rompiéndolo a uno.

COLUMNISTAS

Actualidad

¿Qué aprobación tienen los principales referentes políticos en el contexto de pandemia?

Por: Redacción

Hace más de cuatro meses que la pandemia ha determinado en el país un escenario de crisis y emergencia. En ese contexto algunos temas han quedado superados por otros, y...

Mundo Cine

La santísima trinidad del cine político en el siglo XXI (Parte 1)

Por: Javier Porta Fouz

Hay gente que afirma que el cine de estos últimos años tiende a eludir enfrentarse a su tiempo, a sus problemas, a sus encrucijadas políticas y de otros órdenes, que...

Hiper Show

"The last dance": para los fanáticos del básket y de Michael Jordan

Por: Redacción

El último baile o The last dance es una serie documental que se puede ver en la plataforma Netflix y que se enfoca en uno de los deportes más populares...

Crónicas + Desinformadas

He visto un lindo pajarito

Por: Cicco

Adopté, en plena pandemia, un hobbie nuevo: dar de comer a los pájaros. Parece una tontera pero, de algún modo, me tiene absorbido en su inmensa capacidad de crear tramas...

Opina Deporte

La protesta y el deporte

Por: Pablo Llonto

Vengan de donde vengan los gestos por la democratización del deporte son bienvenidos. Es que si hay dos ámbitos donde la democracia y el respeto por los Derechos Humanos encuentran...

Actualidad

Rubinstein: "Hay que reforzar la comunicación en las maneras para prevenir el Covid19…

Por: Redacción

Ayer otra vez en la Argentina se marcó un nuevo récord de fallecimientos por coronavirus. El país atraviesa el peor momento de la pandemia y se espera que durante el...

La Política

Un límite para Cristina, para Máximo y para Alberto Fernández también

Por: Luis Majul

Juntos por el Cambio discute ahora los límites que le quiere poner a la prepotencia del gobierno. Es decir: los límites a la vicepresidenta Cristina Fernández, a Máximo Kirchner y...

Actualidad

Quirós: "La curva de contagios en la ciudad está horizontalizada"

Por: Redacción

¿La pandemia del coronavirus está cerca del pico en Argentina? Es la pregunta que se hace la comunidad ante los datos sobre contagios y fallecidos diarios. En especial es el...