puente de espías

Por Javier Porta Fouz. Desde que empecé a escribir para Hipercrítico numeré los textos. No hice eso con otros medios. Pero aquí siempre los numeré. Claro, el número no se ve acá, pero está en el nombre del archivo que envío (o comparto, porque ahora Google Drive). En fin, que esta es la columna número 300. Hace un tiempo pensaba en hacer alguna especie de balance por el número redondo. Pero justo cayó el 300 para la semana del estreno de Puente de espías, de Steven Spielberg.

 

Desde febrero de 2013, es decir 32 meses, que no teníamos un estreno del señor Spielberg. Desde su Lincoln, que era una gran película. Y Puente de espías es aún mejor. La nueva de Spielberg es una de esas maravillas que nos ubican de inmediato: nos gusta el cine en gran parte porque existen estas películas, porque existen relatos con esta tersura, con esta fluidez, con esta mano maestra. Porque mientras vemos Puente de espías sentimos que narrar historias en cine puede hacerse con esta aparente sencillez, con esta contundencia, con la potencia y brevedad del término storytelling en inglés. Storytelling: una sola palabra, de sentido contundente, con la fuerza de la unión de sus componentes. Tres palabras para el sentido en castellano: narración de historias.

Spielberg narra, cuenta: la historia progresa, y la historia del mundo, la opresión totalitaria, opera sobre los personajes. La Guerra Fría, la U.R.S.S., los espías, el miedo ante el comunismo, el delirante muro de Berlín, la RDA, etc. Y un hombre que decide hacer lo correcto. Una película de resistencia política, una resistencia que se liga con la responsabilidad, con el rechazo del cinismo y la conveniencia, con la claridad necesaria para saber que lo mayoritario no es necesariamente lo mismo que lo justo, lo legal, lo que se ajusta a las reglas que definen las bases de un país. El abogado James B. Donovan sufre por hacer lo correcto, y se aguanta el sufrimiento, y sigue, y persevera. Y la posibilidad de que al final la realidad se defina a su favor es nuestra esperanza; pero él no lo hace por eso, no puede saber el resultado. Lo hace porque es lo que debe hacer. Puente de espías es una película sobre las decisiones que nos constituyen. Un no, un sí. Una manera de plantarse aunque se pierdan amistades, relaciones, aunque haya más por perder que por ganar.

El qué es el cómo para Puente de espías. Lo es siempre para los directores cabales. Spielberg, narrador consumado, siempre lo supo. Otra cosa distinta son las ideas que se derivan de las acciones de los personajes, de sus objetivos. Lincoln era una película más enredada políticamente, su tesis era más sucia, más llena de barro: importaba más el objetivo, importaba menos tanto cómo se llegaba a él. De alguna manera, Puente de espías es una respuesta a Lincoln, una opción distinta, una película que exhibe un camino que algunos verán como inocente, o maniqueo, o “demasiado” altruista. En el cambio de protagonista, de Daniel Day-Lewis a Tom Hanks, en su naturaleza actoral, en la mayor oscuridad del primero y la honestidad que irradia el segundo, se profundizan también las diferencias.

Spielberg, una de las mayores inteligencias que ha dado el cine, cuenta. Pone el storytelling por delante. Decide no bombardear la esperanza, la perseverancia de su protagonista. Sigue, cuenta, dispone los elementos para que todo fluya, para que siempre tengamos ganas de saber qué pasó después. Hace una película de juicio, una de negociación, y muchas otras. No debemos ni queremos contar el argumento. Podemos maravillarnos por la reconstrucción de Berlín dividida. Sabemos cómo terminó ese muro que entonces empezaba, y podemos mirar al pasado con la tranquilidad de conocer el fin. Spielberg construye, cincela sus personajes, los define una y otra vez desde diferentes ángulos, diferentes luces. Cuando llegamos al final del camino por un lado queremos que siga el storytelling y por otro nos damos cuenta de que cuando se haga finalmente público el resultado de la perseverancia y de hacer lo correcto, no quedará más remedio que emocionarnos.

Spielberg ha hecho otra obra maestra sobre el hombre americano -como La guerra de los mundos-, una película que presenta sus ideas sin que se noten, con su integración a una narración, a un storytelling que demuestra, una vez más, la sabiduría del director para entretenernos mientras nos cuenta el mundo, su mundo, uno en el que -justamente- la RDA no es un ideal de libertad.

COLUMNISTAS

Actualidad

¿Qué aprobación tienen los principales referentes políticos en el contexto de pandemia?

Por: Redacción

Hace más de cuatro meses que la pandemia ha determinado en el país un escenario de crisis y emergencia. En ese contexto algunos temas han quedado superados por otros, y...

Mundo Cine

La santísima trinidad del cine político en el siglo XXI (Parte 1)

Por: Javier Porta Fouz

Hay gente que afirma que el cine de estos últimos años tiende a eludir enfrentarse a su tiempo, a sus problemas, a sus encrucijadas políticas y de otros órdenes, que...

Hiper Show

"The last dance": para los fanáticos del básket y de Michael Jordan

Por: Redacción

El último baile o The last dance es una serie documental que se puede ver en la plataforma Netflix y que se enfoca en uno de los deportes más populares...

Crónicas + Desinformadas

He visto un lindo pajarito

Por: Cicco

Adopté, en plena pandemia, un hobbie nuevo: dar de comer a los pájaros. Parece una tontera pero, de algún modo, me tiene absorbido en su inmensa capacidad de crear tramas...

Opina Deporte

La protesta y el deporte

Por: Pablo Llonto

Vengan de donde vengan los gestos por la democratización del deporte son bienvenidos. Es que si hay dos ámbitos donde la democracia y el respeto por los Derechos Humanos encuentran...

Actualidad

Rubinstein: "Hay que reforzar la comunicación en las maneras para prevenir el Covid19…

Por: Redacción

Ayer otra vez en la Argentina se marcó un nuevo récord de fallecimientos por coronavirus. El país atraviesa el peor momento de la pandemia y se espera que durante el...

La Política

Un límite para Cristina, para Máximo y para Alberto Fernández también

Por: Luis Majul

Juntos por el Cambio discute ahora los límites que le quiere poner a la prepotencia del gobierno. Es decir: los límites a la vicepresidenta Cristina Fernández, a Máximo Kirchner y...

Actualidad

Quirós: "La curva de contagios en la ciudad está horizontalizada"

Por: Redacción

¿La pandemia del coronavirus está cerca del pico en Argentina? Es la pregunta que se hace la comunidad ante los datos sobre contagios y fallecidos diarios. En especial es el...