Por Sebastián Di Domenica. A través de la imaginación me voy a trasladar al fondo del oceáno para hablar de los pulpos. Hace algunas semanas vi un excelente documental sobre la inteligencia de esos animales del mar, que señalaba que nuevos estudios han demostrado que los pulpos cuentan con una gran cantidad de habilidades desconocidas y una llamativa capacidad de comprensión. Pruebas que se mostraban en el programa demostraban cómo estos seres lograban aprender complicadas acciones a partir de la simple observación, además de ser capaces de utilizar de manera voluntaria su gran capacidad de mimetismo con el entorno para protegerse de depredadores. Ante las afirmaciones del documental, el relator se preguntaba sobre las posibles razones que fueron determinantes para que el pulpo no logre avanzar y dominar en el reino animal. ¿Acaso hubiese sido posible un mundo bajo el agua dominado por octópodos inteligentes y parlantes?

La respuesta es no y la razón es que los pulpos tienen un gran problema: son solitarios. La mamá pulpa pone cientos de huevos pero entrega su vida a la protección de ese período de gestación. En el momento del nacimiento de los pequeños pulpitos, la madre muere exhausta y cada uno sigue su camino instintivo sin sociabilizar de ninguna manera con sus hermanos. Solos en las profundidades del mar deben aprender sin memoria social a conseguir el alimento y a protegerse de los peligros. Esa soledad es determinante para que gran parte de esa inteligencia sea desperdiciada o para que finalmente aterrice en las mandíbulas de un tiburón o en el plato de algún comensal humano en una mesa de cualquier país.

En contraposición, el ser humano se ha caracterizado por ser muy inteligente pero también muy sociable. La capacidad de actuar de manera grupal llevó a los hombres a convertirse en amos y señores de este planeta tierra. La educación y el intercambio de información han sido determinantes para que la inteligencia de algunos se expanda hacia la mayoría y genere grupos cada vez más capacitados y potentes.

Primero fue la transmisión oral de adultos a niños, luego fue la escritura y más tarde los libros y los medios de comunicación gráficos y electrónicos. En las últimas décadas, la generalización de internet más los dispositivos móviles han perfeccionado esa capacidad de las personas de comunicar y transmitir conocimientos a sus pares y sucesores. Muy diferentes a los pulpos, somos por naturaleza grupales. Y si eso funcionó para evolucionar durante miles de años, la tecnología lo ha perfeccionado de manera inimaginable. Estamos todos conectados, informados y compartimos la sabiduría y la información como nunca antes.

En contraposición a su inmensa capacidad de transmisión y colaboración, el ser humano en el último siglo también ha sido como nunca antes un gran depredador de su especie y de su hábitat. Millones de personas han muerto durante el siglo XX como consecuencias de las guerras y el hambre, y la progresiva destrucción del medio ambiente planteará muchos conflictos a las generaciones por venir. La conclusión es sombría: nuestra especie se desarrolla, avanza, crece pero también destruye y aniquila.

Para finalizar hay que decir y destacar que el pulpo es superior en un aspecto: de manera voluntaria y a partir de órdenes de su cerebro puede cambiar el color de su piel y parecerse al entorno de manera impresionante. Si el ser humano mantiene su acción depredadora ante su propia naturaleza, en algunos miles de años y gracias a esas impactantes habilidades, quizá la evolución guarde un lugar de importancia para los señores pulpos. Los creyentes podrán decir que el hombre siempre contará con el llamado toque de Dios, pero debemos ser sinceros; si seguimos en esta carrera de destrucción y aniquilamiento, como dice un viejo dicho: no nos salva ni Dios. 

COLUMNISTAS

Hiper Show

"The last dance": para los fanáticos del básket y de Michael Jordan

Por: Redacción

El último baile o The last dance es una serie documental que se puede ver en la plataforma Netflix y que se enfoca en uno de los deportes más populares...

Crónicas + Desinformadas

He visto un lindo pajarito

Por: Cicco

Adopté, en plena pandemia, un hobbie nuevo: dar de comer a los pájaros. Parece una tontera pero, de algún modo, me tiene absorbido en su inmensa capacidad de crear tramas...

Opina Deporte

La protesta y el deporte

Por: Pablo Llonto

Vengan de donde vengan los gestos por la democratización del deporte son bienvenidos. Es que si hay dos ámbitos donde la democracia y el respeto por los Derechos Humanos encuentran...

Actualidad

Rubinstein: "Hay que reforzar la comunicación en las maneras para prevenir el Covid19…

Por: Redacción

Ayer otra vez en la Argentina se marcó un nuevo récord de fallecimientos por coronavirus. El país atraviesa el peor momento de la pandemia y se espera que durante el...

La Política

Un límite para Cristina, para Máximo y para Alberto Fernández también

Por: Luis Majul

Juntos por el Cambio discute ahora los límites que le quiere poner a la prepotencia del gobierno. Es decir: los límites a la vicepresidenta Cristina Fernández, a Máximo Kirchner y...

Actualidad

Quirós: "La curva de contagios en la ciudad está horizontalizada"

Por: Redacción

¿La pandemia del coronavirus está cerca del pico en Argentina? Es la pregunta que se hace la comunidad ante los datos sobre contagios y fallecidos diarios. En especial es el...

Libros y Lecturas

Poesía medieval italiana

Por: Juan Terranova

Lunes. Mis hijos tomando el sol del invierno en el balcón hablan sobre el coronavirus. Mi hijo de seis años dice: “Al final parece que no pasó nada, pero sí...

Crónicas + Desinformadas

El oro siempre vuelve

Por: Cicco

Una vez, años atrás, de visita en Turquía, fuimos con un amigo local al casamiento de otro turco. Fue todo lo contrario a las bodas occidentales: de día, nadie bailó...