RADIO
en vivo

en el boliche

Por Cicco. El mundo avanza a velocidad de estornudo en áreas como la tecnología, la estética y el rubro bombón helado. Sin embargo, desde hace años se ha estancado en dos zonas donde, aparentemente, no sabe cómo evolucionar. Una de ellas es el sector paraguas. Y la otra es el sector boliche. Hoy, nos referiremos a la segunda de ellas.

 

A decir verdad, no sólo las discos no han evolucionado, para serle franco, han retrocedido. Los boliches se transformaron con el correr de los años, en galpones reciclados en galpones decadentes. Siempre tuve la idea de que, básicamente, un boliche es un gran negocio para las barras. Cuanto más feo, la música más espantosa, y la gente más agreta, los clientes se dedican más y más a empinar el codo. Y es natural. Uno ha pagado la entrada, es sábado al fin de cuentas, vino de una semana atroz donde el único horizonte por vivir algo nuevo es en esa porción nocturna de cuatro o cinco horas. Es una esperanza corta, es cierto, pero es lo que hay. Es por eso que, desde el Asesino Serial, queremos proponer una serie de siete consejos para darle al boliche algo del espíritu festivo perdido. Veamos entonces.

1 – Que vuelvan los lentos. Yo soy de la década del ’70, viví los últimos chispazos del bloque de lentos en las discos. El momento de adrenalina donde uno tenía la oportunidad de salir a cazar una chica, y, como mínimo, arrimar un poco el bulto. Perdido el lento, el tete a tete o, por así decirlo, el bulte e bulte, se complica

2- Todos con uniforme. Una ropa estandar para ellos y otra con toques femeninos para ellas. En la disco del futuro todos los hombres y las mujeres vestirán igual. Esto hará que uno se fije más en los detalles, escuche más al otro y sobre todo no caiga en la trampa mortal de una sobrecarga de lolas, un peso que, tarde o temprano, uno siempre pagará caro.

3 – Sector de charla. Normalmente en las discos, la música está a todo trapo y a duras penas uno puede meter un bocadillo coherente y, menos aún, audible. Con lo cual, en la disco del futuro habrá un sector donde usted podrá hablar y, oh milagro milagroso milagrero, el otro lo escuchará. Esto brindará la oportunidad de que en todo boliche se produzca un fenómeno, hasta hoy, sin precedentes: el diálogo.

4 – Asistentes para losers. ¿Qué puede hacer un loser más que beber y beber y luego llorar y llorar y luego tocarse y tocarse? Claro, eso es porque las discos no cuentan con algo: los asistentes para perdedores. ¿Cómo funciona un asistente de boliche? Fácil: si veo a un solitario, busca presentarle un grupo de chicas. En fin, lo trata de integrar. Para eso se le paga. Así, nadie queda solo. Nadie sufre. Y todos contentos.

5 – Música amable. Nadie sabe en qué momento la música en los boliches requiere una larga ingesta de alcohol y pastillas para que la tolere el aparato neurológico. Esto es un error. Y de los graves. La disco del futuro incorpora temas playeros, como palmeras meciéndose en la orilla, música de hamacas paraguayas, y negros tamborilleros en la orilla. Música alegre que haga bailar el corazón sin necesidad de bajarse tres fernet al hilo para salir a la pista.

6- Modelos, celebrities y demás, afuera. En la disco del futuro no hay vips. Se acacbó. Punto final. No más gente importante. No las necesitamos. No queremos modelos que muestren la tanga arriba del parlante. En la disco del futuro, al que se sube al parlante se lo baja con gomeras. Aspiramos a una fraternidad amistosa, en sintonía y sin aspiraciones a gato de ninguna clase.

7- Dueños humanos. ¿Ha visto últimamente la pinta que tienen los dueños de los boliches? Omar Chabán es un poroto al lado de muchos de ellos. ¿Cómo va a pretender tener una disco humana y amable si el dueño es un especie de androide alienígena llegado del planeta Fashion vejete? Por favor: para hacerse responsable de los nuevos boliches traigan a algún carpintero, a un pintor de casas, a un herrero, al verdulero de la cuadra, gente que, en principio, le corra sangre por las venas y entienda que, en definitva, los chicos sólo quieren divertirse.

COLUMNISTAS

Libros y Lecturas

El lector fantasma

Por: Juan Terranova

Lunes. El inútil de la familia no es el lector, el inútil es el escritor. Martes. Este año cumplo cuarenta y cinco años. Ya soy largamente más viejo que Roberto...

Crónicas + Desinformadas

El carnaval no me gusta

Por: Cicco

Ni pomo. Ni murga. Ni fascinación por la carroza. Ni hechizo por las lentejuelas. Nada de nada. El carnaval no me gusta, nunca me gustó y cada vez que se...

Actualidad

¿Qué es la ludopatía y cómo se puede tratar?

Por: Redacción

El 17 de febrero fue el día del Juego Responsable que se instauró para prevenir y concientizar sobre la ludopatía o el juego compulsivo, que es una problemática que afecta...

Opina Deporte

¿Relanzamiento?

Por: Pablo Llonto

Triste radio, radio Rivadavia. Esta semana la parafernalia publicitaria anunciaba la nueva etapa de la emisora que aún pretende el renacimiento de la 630. Bajo el mote de relanzamiento en realidad...

Actualidad

Berensztein: "El presidente cree en la política y el diálogo y es un elemento para de…

Por: Redacción

¿Cuáles son las claves del momento político del país? ¿Cuáles son los mayores obstáculos políticos que debe atravesar Alberto Fernández y el Frente de Todos? ¿Cómo se pueden analizar las...

Libros y Lecturas

María Elena y la ética del estrangulamiento morboso

Por: Juan Terranova

Lunes. El sábado a la una de la mañana entré en una sala de cine de Belgrano para ver 1917. Me gustó. Una película “como las de antes”, cine clásico...

Mundo Cine

Parásitos y parasitosis

Por: Javier Porta Fouz

En las redes sociales, como suele suceder, prolifera la queja canchera de la queja canchera de la queja canchera. Una de esas quejas cancheras exponenciales fue, esta semana, la de...

Hiper Show

La nueva edición de Leer y Comer será en Abril de 2020

Por: Redacción

Ya están confirmadas las fechas. El sábado 18 y el domingo 19 de abril de 2020 se llevará a cabo la edición número 13 de Leer y Comer, la única...