Por Cicco. Las chispas mediáticas que se suceden del certamen televisivo “Masterchef celebrity”, y que son el caldo de cultivo de infinidad de programas y revistas chimenteras, sólo indican una cosa: la comida, hoy en día, se transformó en nuestra nueva religión. Y los cocineros, en sus ilustres y flamantes sacerdotes. 

Si no, cómo explicar las heridas en carne que viva que despierta este programa donde los famosos compiten con uñas y dientes por mostrar en público sus habilidades culinarias. Días atrás, se supo que Rocío Marengo, para sumar puntos, se saltó las reglas y se macheteó ingredientes. La avivada generó un escándalo y tuvo un rebote y una condena social, que parecía prácticamente tipificado en el Código Penal. 

O el Turco García, que estalló en llantos cuando conoció su eliminación por preparar un solomillo con deficiencias claras en su guarnición: “En este programa “, dijo, a moco tendido “aprendí a vivir”. Sus compañeros también lloraron. Un pico de rating, auspiciado por Carilina. El Mono de Kapanga, que lo batió en duelo al futbolista, también se mostró apesadumbrado. Y hasta el propio cocinero Donato de Santis, el juez del certamen, dijo que: “Se me va gran parte de la alegría al verte abandonar el programa”. 

Muchachos, ¿no se no estará yendo la mano? ¿Qué está pasando en la cocina? ¿Desde cuándo la hemos convertido en templo? ¿Y al rito del  solomillo en misa del domingo? Entiendo que las religiones están, hoy en día, de capa caída, pero aflojemos: tampoco para convertir un fallido en una guarnición en un motivo para trastabillar al infierno. 

Tiempo atrás, los cocineros eran gente ducha y estudiosa, que había hecho carrera en Europa y enseñaba en cuenta gotas en programas de cocina. Luego, la carrera se extendió y se abrieron escuelas por doquier. La cultura del morfi se hizo cada vez más mediática. Se instaló que, el varón también debía cocinar con talento si quería tener éxito en sus conquistas. Y así, de la noche a la mañana, descubrimos que la valía de una persona, su integridad, su moral y el peso específico de su corazón están cifrados en un ojo de bife. 

Paremos el tren, antes que nos pase por arriba. Estos reality no le hacen bien a nadie. Al fin y al cabo, tanto despelote por algo que las papilas gustativas sólo perciben en un abrir y cerrar de ojo, y luego es todo terreno de los jugos gástricos y las tripas. Y todos saben dónde termina aquello, ¿no es cierto?

Así que, menos gambas al ajillo. Y más meditación. Menos golpe de horno. Y más valores. Menos solomillos. Y más generosidad. 

Si queremos que este mundo se salve y aprenda la lección de vivir un año guardados por un virus, hagamos algo con nuestra humanidad, recuperemos el tiempo perdido para ver qué hicimos con nuestra vida, seamos menos tóxicos, menos ladinos, menos egoístas. Si total, al fin de cuentas, a la noche con unos fideítos con manteca nos arreglamos.

Libros y Lecturas

Una excursión al hisopado

Por: Juan Terranova

Lunes. Corrijo un largo ensayo sobre Aira. Pienso que sus libros son la aplicación narrativa, sin amagues ni fisuras, de lo mejor —Roland Barthes— pero también lo peor —todos los...

Actualidad

¿En qué situación se encuentra hoy Italia ante la pandemia?

Por: Redacción

Italia es uno de los países del mundo que más resultó perjudicado por la pandemia, por cantidad de fallecidos y contagiados (4 millones 200 mil casos y 127 mil muertos). Sin...

Crónicas + Desinformadas

Rajarse

Por: Cicco

Cada dos por tres, salta en los diarios y en los noticieros una noticia de alguien que consiguió el milagro epopéyico de rajarse. Gente que de la noche a la...

Opina Deporte

Nuestro día, nuestros periodistas, nuestra gimnasia

Por: Pablo Llonto

“Bienvenidos a los visitantes de la Copa América a nuestros estadios, calles y, espero que no, UCI”. (Unidad de cuidados intensivos). Así empieza su irónica columna sobre la Copa América en...

Mundo Cine

Cruella: blanco sobre negro

Por: Javier Porta Fouz

En menos de diez minutos, Cruella -artefactonto a niveles dementes- prueba ser científicamente mala. Cine acomodaticio, obsceno, de lenguaje prefabricado, hecho para un mundo en el que ofrecen “campamentos virtuales...

Libros y Lecturas

Diario como retrato ajeno

Por: Juan Terranova

Lunes. Constitución es un barrio de transas, putas y travestis. Se los ve en la calle a cualquier hora y conviven con los vecinos. Los dos grupos, los marginales y...

La Política

Vacuna de campaña

Por: Luis Majul

A falta de otro recurso más efectivo, el gobierno se abrazará a la vacuna para ganar las PASO que se realizarán el domingo 12 de setiembre de este año. Más...

Crónicas + Desinformadas

La moraleja de Enzo Pérez

Por: Cicco

Visto y considerando lo bien que salió el inesperado cambio de último momento –estoy hablando de fútbol, perdón que no avisé antes-, donde River, con la mayoría de los jugadores...