RADIO
en vivo

De todas las modas tontas –que de por sí ìntrínsecamente toda moda es tonta- la más demencial, sin dudas, es el tattoo. Y esta costumbre que debió permanecer sólo reservada al rubro de los piratas y, si se lo permite, a algunos tumberos, creció, se expandió y se multiplicó hasta límites insospechados. Y, dígamoslo ya, preocupantes.

Hasta hace unos años atrás, podía tolerarse y hasta sentir piedad por el amigo que venía con una guarda tatuada en un bíceps junto a su explicación: “Me hice un tribal”. Y lentamente, mientras el tattoo en piel crecía, también iba perdiendo su significado.

El varón argentino se tatuó a Boquita, a su vieja, la firma del Diego, y arremetió con frases en el cuerpo que, creyó él, eran muy ocurrentes tomando el resguardo de traducirlas a idiomas remotos para que sonaran misteriosas y lejanas sin dejar de ser sonoramente pelotudas –escuché muchas historias de tattoos con errores ortográficos y de traductores que dieron vuelta las frases para que los tatuados llevaran cualquier cosa, convencidos de que su frase era lo más-.

En los últimos años, al tatuadismo en sangre se sumaron las mujeres que, antes tenían la delicadeza de tatuarse delfines minúsculos o Mickey Mouse siempre pequeños y modestos y, creían ellas, coquetos. Pero ahora, vaya a saberse si disparados por Lady Gaga, se han volcado al tatuaje a gran escala, desparramado e inaudito. En la ciudad, así como no existe muro sin pintada, no hay brazo femenino sin tatuar. Le meten ahí de todo: flores, guardas, pistolas, espinas, caripelas. Normalmente, son chicas de menos de 40, a quienes los brazos aún le tiran firmes y esto hace que la flor se luzca en todo su esplendor, la pistola fulgure con sus balas de platas y las espinas parezcan lo suficientemente espinosas. Pero al cabo de los años, pasados los 50 diremos, excepto que sean Cahty Fullop las cosas se ponen un poco blandas. Y la piel, que antes era un papel tirante y fiel, ahora empieza a parece más de la gama del papel de filtro y el higiénico, sin ánimos de ofender a nadie. Las caripelas se estremecen un poco, las espinas no pinchas y las rosas se fruncen como ante la llegada de la primera helada.

Yo entiendo que la gente que se mete a tatuarse busca algo que dure para siempre y busca sentirse único y especial mientras se agolpa en la línea D en hora pico, pero el precio, tarde o temprano, que se paga por ello es demasiado alto. Y sumarle a las arrugas el paisaje desolador de una pistola oxidada y un jardín de rosas transformado en yuyos y baldìo, es mucho pedir.

Dejemos la piel al desnudo que es tan bella. Y si quieren tattoo, cómprense un Bazooka que, además, vienen con horóscopo.

COLUMNISTAS

Opina Deporte

Recuperar El Gráfico

Por: Pablo Llonto

Cerró la histórica revista El Gráfico es una manera “elegante” que ciertos medios eligieron para contar la realidad. Lo cierto es que 23 periodistas deportivos quedaron en la calle por...

Libros y Lecturas

Diario de lecturas 302

Por: Juan Terranova

Lunes. Me transformé en una nómade. O debería decir soy un poco más nómade ahora. Ser un nómade, o copiar esa gestualidad, solo le puede parecer una ventaja o algo...

Mundo Cine

Verdades y mentiras

Por: Javier Porta Fouz

Por séptimo año consecutivo estoy en el Festival de cine de Berlín, la Berlinale. En 2012 fui por primera vez y escribí algo aquí mismo. Ya no sé si considero...

Actualidad

Frigerio: "El erotismo siempre ha sido contado desde el lado del hombre"

Por: Redacción

(archivo 2017 - notas destacadas - publicada el 4 de octubre) La actriz y conductora de televisión, Andrea Frigerio, es una de las protagonistas de la película "Desearás al hombre...

Actualidad

Pigna: "Mariano Moreno fue el motor principal de la revolución de Mayo"

Por: Redacción

(archivo 2017 - notas destacadas - publicada en agosto 2017) Felipe Pigna es historiador, profesor, un referente de la historia en los medios de comunicación y el escritor de numerosos...

Crónicas + Desinformadas

Cómo sobrevivir a la sequía

Por: Cicco

Ya lo habían anunciado. Este verano vendría con pocas lluvias. Pero uno tiene con el servicio metereológico la misma actitud que con el GPS: le cree hasta ahí nomás.

Opina Deporte

El lenguaje, el machismo y el plagio

Por: Pablo Llonto

En el patrimonio de unos cuantos periodistas y locutores se encuentra el machismo, el mal hablar, la falta de lectura y, por supuesto, el afán por el plagio descarado.

Actualidad

¿Cómo la ciencia extiende y mejora la carrera de los deportistas?

Por: Redacción

(arhivo 2017 - notas destacadas - publicada el 20 de julio) El triunfo de Roger Federer en Wimbledon y la multiplicación de casos de futbolistas que se mantienen activos y...