RADIO
en vivo

Los Increíbles con traducción argentina

Por Cicco. Sucedió una semana atrás, viendo un documental de un artista chino en el canal Encuentro. El programa era prometedor: el periodista gringo que recogía los testimonios había viajado a Oriente especialmente para la cobertura. Las imágenes eran paisajisticas, impactantes, poéticas. Las confesiones de los protagonistas, un hallazgo. Y el programa era una de esas raras perlas que uno descubre en el cable rascándose el ombligo, pero había un problemita: tenía doblaje argentino. Y, por más esfuerzo que uno hiciera, era infumable.

Con ustedes, la pregunta del millón, ¿por qué uno puede tragarse gustoso un programa doblado al mexicano o al español neutro, pero le parece insufrible que las voces sean de compatriotas? ¿Por qué, en fin, nos jode tanto? ¿Qué mecanismo ácido e indigerible se dispara cuando uno escucha dos argentinos hablando en la tele? Una cosa es ver un noticiero o disponerse a ver la nueva tira de Pol Ka. Es decir, uno está preparado. Pero que salten voces porteñas de algo decididamente foráneo, es otro cantar.

Soy de la generación que se tragó cientos y cientos de tanques de Hollywood en jerga gallega. Desde Rambo a Rocky y todas las de Bruce Lee. Mi estómago está entrenado para pasar estas cosas. Pero qué le vamos a hacer: el doblaje argentino es demasiado para mí. Si lo veo, lo regurgito el resto del día.

Con el avance tecnológico, uno, desde su control remoto, debería poder optar siempre por el doblaje o el subtitulado. Esto tendría que figurar dentro de los derechos universales del hombre. Una pregunta, entre paréntesis: ¿sabe cómo sabe si uno vive y está formateado en un país del primer mundo o la vida lo ha rebajado a una nación de cuarta? Gracias a los subtítulos. ¿Alguna vez vio una emisión en castellano donde además, por razones desconocidas, tenía subtítulo en español? Bien, si usted es de esos idiotas que aún con el audio en castellano insisten en leer los subtítulos, se lo voy anticipado: es un pobre tercermundista, sometido y esclavizado de por vida. Lo siento mucho, pero alguien tenía que decírselo. Ahora continuemos con el tema de esta columna.

Si hay algo aún peor que ver un documental filmado en Oriente como este que le contaba de Encuentro hablado en porteño de Floresta, es ver una película de animación con voces de actores locales. La primera peli de Disney en argentinizarse fue “Los increíbles”, con Juana Molina y Matías Martín, en las voces –y, creo yo, fue la última-. Juzgue esta parte usted mismo.

Ojito: no es mi intención criticar aquí la performance de los actores involucrados. Podrán ser de lo mejor del rubro –incluso existe una Escuela Argentina de Doblaje pero enseñan, ups, en castellano neutro-, el problema es otro. Es un problema antropológico, genético, por no decir de inflamación del bajo vientre.

¿Por qué nos infla tanto el argentinismo colado en películas o programas extranjeros? Voy a decírselo antes de que se termine este espacio y usted piense que le robé su tiempo. Es porque, en fin, uno necesita cierto clima para ponerse a tono con una película. Cierta sensación de lejanía para disfrutar la obra en su punto justo. La sensación de que todo aquello que uno ve en la pantalla sucede muy pero muy lejos. Lejos de su fastidiosa vida. Sus vecinos intragables. Sus gobernantes maquiavélicos. Sumergir su imagnación en un país donde hay superhéroes, autos que hablan y no existen los piquetes, ni el paco, ni un conflicto que dure más de dos horas. Un país maravilloso y remoto, que no existe en ningún mapa llamado español neutro.

COLUMNISTAS

Crónicas + Desinformadas

¿Qué pasa cuando el Nobel de la paz no es tan pacífico?

Por: Cicco

De todas las ternas del Nobel –seis en total-, la que más dolor de cabezas le debe traer a la academia de sabiondos que los entrega, es, sin dudas, el...

Actualidad

Rodolfo Santangelo sobre déficit fiscal, Lebacs y reactivación económica

Por: Redacción

El consumo de energía ha subido de manera considerable en los últimos meses y para algunos especialistas ese es un signo de mejora económica. Sin embargo, también hay muchos analistas...

Actualidad

Torres Lépori desde México: "Los trabajadores humanitarios están trabajando sin desca…

Por: Redacción

Ayer México sufrió un devastador terremoto que ocasionó la muerte de más de 240 personas y el derrumbe de decenas de edificios. Morelos y el Distrito Federal son las zonas...

Actualidad

Soledad Acuña sobre colegios tomados: "Queremos abrir una nueva instancia de diálogo…

Por: Redacción

Más de 30 colegios secundarios de la Ciudad de Buenos Aires se encuentran tomados por los estudiantes desde hace 11 días. El motivo de la medida es el rechazo a...

Opina Deporte

La Selección para las minorías privilegiadas

Por: Pablo Llonto

Si hay algo que se confirma en estos días, es el enorme daño que en todos los aspectos se les hace a los sectores más desprotegidos de la sociedad.

Actualidad

¿Qué dicen las encuestas en el relanzamiento de las campañas?

Por: Redacción

El último fin de semana se relanzó la campaña política de cara a las elecciones de octubre, y ya hay varias encuestas que exponen datos y tendencias sobre posibles resultados...

La Política

Las mentiras de Cristina tienen patas muy cortas

Por: Luis Majul

(Columna publicada en Diario El Cronista Comercial) Cristina Fernández le mintió una y mil veces a Luis Novaresio. Pero hubo una mentira flagrante: la que afirma que ella siempre declaró...

Actualidad

Luis Novaresio en La Cornisa

Por: Redacción

En la última emisión de La Cornisa TV, el periodista Luis Novaresio fue entrevistado por Luis Majul en un duplex en los estudios de América. En el mano a mano...